Publicado el Deja un comentario

Realidad presente, cariño.

Café, tabaco, agua, pensamientos desordenados, mientras ordeno mi mente temprano, pastillas y un nuevo día. Después del sueño, de no recordar el sueño otra noche más, parece que mis guías espirituales también necesitan su descanso. Pero mi inspiración no, mi inspiración necesita el trabajo semanal de expirar palabras aquí. Las saco del fuego, de la llama interior de la vida que no sabemos cuándo se apagará para cada uno de nosotros.

Pensamientos libres bajo el control de cámaras y micrófonos, pensamientos libres bajo el control de la propaganda de los medios, pensamientos libres bajo el control de la distopía que vivimos. Ahora nadamos en un mundo de igualdad de rostros tapados el cual espero que pronto se acabe. Somos números en bancos, en hospitales, en burocracia y personas cuando nos encontramos de frente, aunque mucha gente solo vea números de serie, en vacunas, botellas, cualquier consumible, para darse cuenta que consumimos números de serie en una serie de números para ser un número de serie, y este texto es otro número de serie. Este texto sale de entre tantos números que cuentan para contar una historia. El infinito de las palabras y los signos y los números para que llegue al corazón una emoción.

Para aumentar mi campo electromagnético y atraer a las personas correctas a mi vida, que me guíen en esta empresa de ser un cambio y un referente de que se pueden curar los estigmas, hoy digo que vivo en cada texto viajando en mis redes neuronales desde la semilla de mi glándula pineal a las raíces de mis neuronas, por mi sistema nervioso tranquilo entre cigarros y pasada mucha soledad, muchas conversaciones que no tengo, las tengo aquí con mi ser y con quien me quiera leer, abriendo una pequeña ventana al mundo de un espacio personal universal.

El espacio personal universal de mi ser que protejo y hago crecer, desde que pienso que puedo ayudar a las personas en caminos difíciles. Encuentro la felicidad en el teclado que hago una extensión de mi persona, para llegar a la gente desde un plano de vida distinta en la lectura.

Trabajando emociones, pensamientos, ideas, intuiciones, razones, conocimientos, realidades, hilos de vibraciones, armónicos de recuerdos en negativo. ¿Y dónde está la realidad presente?

En cada momento que nos volvemos a decir que uno es un conjunto incompleto perfecto de éxitos y fracasos y que para salir del caos de uno mismo hay que entrar en el corazón del resto de personas como si pudieras cuidar sus latidos en sus manos. Mantener un latido fuerte y constante para dar vida a cada palabra como si fuera la última que pudiera escribir. Escribo para mantenerme vivo en este mundo sin sentido

¿Y dónde está la realidad presente?, en el caos, en la armonía, en la armonía del caos, en la mente de los iluminados, en pensar que cada persona con la que te cruzas es un maestro para enseñarte lo que no quieres o quieres en tu vida.

La realidad presente parece que se pierde cada vez más en el futuro que no llega y el pasado que se fue, por esto mucha gente se pierde. Desorientados sin brújula de valores que indique un noble camino cuidando el lenguaje, los actos, las palabras, el trabajo, la inspiración, las ideas, los proyectos, los tonos. Estoy midiendo cada vez que mi espíritu me enseñe que no es buen camino pues igual lo dejo atrás, porque ya llevo mucho caminado y me falta mucho por caminar, pero sentado encuentro el vacío de pensamientos, los silencios de la música, de las conversaciones, como si pudiera trabajar en el vacío de la eternidad presente que se escapa.

En esta pequeña luz que ha viajado para iluminarme otro día como una onda solar que pudiera cambiar mi vida entera en cualquier momento y liberarme de mi ser consciente y mi ego para solo sentir la energía fundida y unida en cada peso de cada paso, en cada latido, en cada respiración, en cada célula de mi cuerpo vibrando en la frecuencia de la alegría por estar presente, en tu vida, en tu tono correcto, en tu acción correcta, en tu realidad presente correcta, equilibrada y en armonía con mi ser de ahora. Este ser que tiene segundos de energía que siente que estás. Y no hace falta nada más, pero si quieres hablarme algún día, igual podemos comunicarnos en un nivel en el que el mundo se pare y ¿quién sabe?, igual tu mundo se para, el mío también, y podemos disfrutar de un abrazo que dure un largo tiempo, no necesito mucho más en esta vida. Cariño.

Publicado el Deja un comentario

Prueba otro día

Otro día pruebas a cambiar, a levantarte con ganas, con ánimos y… nada cambia, nada cambia el hecho del dolor, de la pérdida, de querer aislarse, parece que solo quiero encerrarme en mi pequeña ventana al mundo que es este blog.

Si la rutina es la misma, escuchar consejos, crear rutinas, trabajo, esfuerzo, voluntad, conciencia, conocer lo ya olvidado, volver al sitio para cerrar etapas. Volver con los miedos. Prueba otro día y otro día sin voluntad, sin movimiento, paralizado por el frío.

Pruebo a cambiar desde mis textos, terapia en la escritura, lo que no sé es cuánta carga soporto ya, cuánto me queda de aguante, supongo que muchas personas se preguntan lo mismo en diferentes situaciones y etapas de la vida. Todos llevamos nuestro aprendizaje, y el mío es cada vez más solitario, más introspectivo, cada vez en un mundo más negro donde te quieren pintar todas las ilusiones de colores. Prueba a cambiar otro día, otro segundo, otro minuto, ampliar perspectivas. A trazar un plan sin plan. Quiero improvisar las emociones en una medida que no me deje aislado.

Este texto lo dejé reposar un tiempo, para ver si algo cambiaba de verdad y solo estoy a mitad de camino de poder cambiar mi vida entera, o volver a un encierro de escritura y meditación. Ojalá pudiera sentir cómo se desarrollan estas ideas que materializo en otro corazón, que me entienda desde la superación del alma. Veo como transitan ideas inservibles en mi cabeza, veo el mismo miedo todos los días y yo aquí escribiendo como si me pudiera liberar, el mismo miedo de dejar de ser yo y evolucionar hacia la no forma, no norma, supongo que no soy nada normal, pero a estas alturas no importa.

Encierro de escritura y meditación, medicación e inspiración, con o sin razón, depresión en la emoción, deprisa, sin tiempo de arreglar mi situación, ni fuerza ni ganas, ni energía, en un estado estable donde tengo mi voz interior queriendo romper con todo y realizarse, enfrentarse, estar agradecido por todo lo que he conseguido aquí. Ya no sé si hablo desde la oscuridad que hay en la luz, o desde la luz que hay en la oscuridad.

Cambio de perspectiva, de enfoque, de habitación, pensando fuera de la caja, pensando en elevar mi vibración hasta la fuente del arte disruptivo. Oasis otra vez en mis tres cerebros, desiertos llenos de gente vacía que no entienden, bosques de impulsos, océanos de oscuridad, mientras sigo queriendo ser ese aire que te renueve la energía. Decirte que ya nada es igual, cansado de ver que el motor del mundo es la culpa.

Prueba otro día, cuando tus ojos me vean desde el corazón en un ahora, sin pasado, sin futuro, solo en un momento. Aquí es dónde salgo hacia un mundo mejor, aquí es dónde arreglo mi interior, aquí es dónde estoy libre en un encierro no sé si voluntario, levantándome tras la caída, andando hacia un lugar desconocido, a otra persona desconocida, pero conociéndome más a mi mismo. Habitando ideas, pongo a trabajar a mi mente otra vez más, después de otro duro golpe, de otro rechazo, de otra no atención, cada vez más al margen de la sociedad, en la deidad que habito, respetándome mis tiempos de silencio y soledad, casi buscando el silencio de cada ruido, de cada palabra, de cada reflejo, de cada onda, de cada vibración, ahí es dónde me encuentro con mi ser. Me seguiré conociendo hasta que me reconozcas o me olvides.

Y qué más da el resto, el conjunto, si el conjunto soy yo y me extraigo fuera de la ecuación para ser otra variable desconocida, otra incógnita a resolver. Si la ecuación a resolver es el amor para que sea el motor del mundo y del universo diría que estoy observándola en un equilibrio inicial de reposo que va a la velocidad de la luz y por eso no nos alcanzamos a resolverla. Pero sí sé que el amor es tu compañía.

Todo el esfuerzo y las ganas pueden disolverse en una solución concentrada de una sonrisa parcial de miradas, esquiva y oculta en armónicos que no nos dejan parar un minuto a resolver la ecuación. Siendo la solución tan fácil como compartir, ideas, proyectos, emociones, soluciones, apoyos, ánimos y una chimenea con un fuego que cambie las realidades por nosotros, para poder seguir compartiendo un poco de calidez humana, crepitando, para luego ser cenizas y renacer en la tierra.

En un minuto te resolvería la ecuación del amor como fuerza universal si consiguieras parar a leerme y compartieras conmigo el dolor, la pérdida, la frustración y el enfado. Y así, observando el equilibrio entre lo bueno y lo malo ojalá compartir un mundo más bonito a tu lado, viendo desde fuera todo el espectro de la luz y la oscuridad podrías comprender por qué me duele el alma y sé que sólo compartiendo puedo curarme, que cada persona es un maestro de nuestros reflejos, y cada reflejo es una prueba, por esto quiero compartir mi presente.

Prueba otro día a compartir mi presente, donde te quedes, donde me acompañes, donde me llames y me digas voy ahora, estoy aquí. En este viaje que es la vida, donde solo quiero coger una carretera que me lleve al sol, a la velocidad de la luz llego entre siete u ocho minutos y ahí estaré iluminándote tu camino, en todo tu presente.

Probaré otro día, otro viaje, otro camino, en cada reflejo, en todo el espectro, salgo de las sombras otro día, me muevo en distintos colores, con olor a recuerdos bonitos, con la visión de un nuevo mundo, un nuevo mundo donde no nos hacemos daño y elegimos ser libres en cada paso.

Pruebo otro día a ser, con la responsabilidad de hacerte sonreír cuando me vuelvas a ver.

Publicado el Deja un comentario

Observo

Vacío, cansado pero sintiendo cada átomo de Prana a mi alrededor, me lleno de vida cuando escribo, en mis vacíos.

Recordándome que solo soy un observador de este cuerpo prestado, de esta mente prestada, con un espíritu que renace de cada caída emocional, siento mi espíritu y todo es fácil pero si pienso me encuentro en cambios, recuerdos, traumas, heridas, cicatrices. Siento que ya me duele el alma después de hacerle soportar tanto sufrimiento a mi cuerpo y a mi mente, pero si me muevo en mi propia naturaleza donde solo soy un resultado relativo de libertad fuera de las leyes causales me encuentro en equilibrio, observando.

Observo como la balanza de los medios de comunicación se inclina en propaganda para hacernos menos libres, es como una serie sin final para fabricar humanos en serie, en paralelo tienes la herencia de todo el inconsciente de tus antepasados y por eso tanta carga, tanta ruptura, tanta lucha emocional derivada de la línea de armonía que se rompió cuando nací. Sé que hacen todo lo posible por arreglarme y llegar a un punto donde encaje en una vida normal. Aunque solo veo que según vibra mi existencia vibra mi realidad. Me gustaría poder llenarla de vida plena para las personas que conozco y que me forman, pero solo siento los miedos.

Observo la balanza de la pluma y el corazón de los egipcios desde que he sido pequeño, he ido haciendo equilibrismo en esa balanza espiritual y no sé si es por ego, pero pienso que se inclina a mi favor después de tanto trabajo emocional. Quiero liberar mis pensamientos de los juicios que no me corresponden, sentir que solo existe el momento presente donde puedo generar un pequeño bienestar a la gente que me sigue. Parece que siempre estoy algo distante, difícil de alcanzar, escondido o refugiado, no lo sé. Pero solo me gustaría ver cómo la balanza sigue pesando cada línea que escribo para salir de la dualidad y poder renovar mi espíritu con la persona adecuada.

Observo y me gustaría integrarme, tener gustos en común, desatar mis talentos, realizarme, no sé dónde está el límite cuando has superado tantos límites y solo me queda avanzar en cada grano de arena del reloj de mi vida que cae diciéndome que me queda un segundo menos, un día menos, un año menos y lo que es más duro, otra persona cercana menos que quiere salir de mi vida. Ya no digo adiós, ya digo hasta luego, por si acaso nos vemos en otra vida o en otra realidad.

Observo y me cambian de nombre, me cambian de persona. Ya no me enfado porque sé que ahora no conocéis mi esencia, cada grano de arena que caía en el reloj del tiempo que rompí me ha hecho eterno en cada segundo de escritura.

Quizás mi armonía se encuentre en soledad, quizás se encuentre en otra persona que pueda aparecer, quizás el punto cero de equilibrio en el vaso de agua que te sirven con el café sirve para renovarse por dentro. Y así paso mis días, buscando el punto cero de equilibrio en casi todas las cosas que hago, porque sé que la estabilidad es trabajo y paciencia y sufrimiento. Luego dejaré que hablen, que yo me dedicaré a escuchar y a sentir que mi reflejo de tus palabras no se puede comparar con mi mundo interior.

Y así haré para que nada me afecte, me tocará volver a ser piedra y dejar que el agua que fluye me mueva mientras el Sol me ilumina y la Tierra me guarda. Tendré que volver a llamar a las abejas en invierno y dejar que pase el tiempo que me queda como un observador del equilibrio.

Publicado el Deja un comentario

Espíritus

Estoy entre conversaciones con el dios del sol y el de la muerte, así que me da por pensar que lo que importa es mi presente, donde respiro vida, donde viene la inspiración que para la mente y brota de mi estrella en mi corazón, espero poder despertar a seres de luz con mi estrella, espero que entendáis que somos luz, paramos el daño que otro no puede arreglar. Tengo las pirámides en mis manos, escuchando a la naturaleza en cada yema de mis dedos, sintiendo que puedo iluminarte en mi imaginación donde eres libre, dulce y natural a mi lado. Te espero sin esperar nada para fundir nuestros espíritus. Cuando suene el universo en tu corazón, sabrás que he sido yo, desde mi otro nuevo renacer, desde otra vez que mi vida puede volver y aguantar la puñalada, el disparo, los cortes, desde mi otra vida nueva en la que brillo cuando reflejo el sol de mi ser y descanso con la luna cuidándome los espíritus.

Publicado el Deja un comentario

Camino dimensiones

A veces veo letras japonesas en los cigarros del cenicero, a veces el humo me lleva a otra dimensión, las cenizas son las puertas que abro y viajo en la mitad de las caladas, la conciencia presente se expande, se comprime, solo hay una llama que inicia. Evadirse para encontrarse, esa parece ser la constante, el cambio de pagar con vida una muerte lenta. A veces me quedo descifrando pensamientos inconscientes del pasado, pensando si está todo escrito, en mi pequeño margen de movimiento, aquí no voy a escribir nada que no haya incorporado en mi ser de alguna manera, y en este presente escrito pienso que puedo inventar algo que rompa barreras interdimensionales, psíquicas, espirituales, cognitivas. Pienso que si todo está escrito puedo leer el sol, la luna, mis átomos, viendo cómo se alinean para hacerme despertar en un momento de bienestar inigualable, efímero infinito presente, en el que ves cómo todo lo que caduca es perenne, en la increíble sensación dónde te sobrecoges y no suspiras del asombro.

De repente estoy en una dimensión escrita sobre la improvisación de los impulsos, hasta encontrarme con liberaciones de Karma, de energía, temblores divinos, pérdida del control dónde fluyo como una hoja sobre el río. Estoy en el sofá comprimiendo y expandiendo el universo conocido en mi mente, mientras se ilumina mi corazón y entro en mi subconsciente, dónde no hay tiempo, el espacio se vuelve ondas vibrando mientras manejo las hebras de la escucha para que todo esté en armonía, pienso que esta dimensión funciona y si solo estoy yo y todo está escrito no importa que no te llegue este mensaje a tu dimensión, porque en tu realidad puede que aparezca mi espíritu para protegerte.

Mi camino se construye a base de escucha, hasta donde el sonido del silencio se esconde en mí, para que puedas encontrarte, para que puedas caminar. Igual me ves en un silencio y en un vacío iluminando desde dentro. Con el equilibrio de tener la mente y el corazón unidos, el sol y la luna lo confirman cada cierto tiempo y aunque no entienda japonés, agradezco tus mensajes. Es curioso ver cómo cabe la eternidad en un momento. No me olvido de respirar la energía de la atmósfera para encontrarme en este cuerpo prestado, creado.

Ver con el corazón es el trabajo más duro, no sé, quizás me entiendas algún día cuando veas con el tuyo y por eso entenderás que aunque piense demasiado a veces dejo de pensar, pero sigo latiendo, sigo respirando. Si me ves con el corazón, quizás entiendas mi luz, caminando dimensiones.

Publicado el 15 comentarios

Dualidad

No sé cuándo la gente saldrá de la dualidad, la naturaleza no entiende de leyes humanas escritas en papel.

Parece que la lucha siempre está en sacar algo nuevo de la tradición, en aprender del conocimiento ancestral para ser más nuevo y renovarse. Parece que todo el mundo tiene metida la idea en la cabeza de querer estar bien, ser sano, una vida eterna después de esta. Parece que la masa solo entiende la vida desde la percepción bueno malo, luz oscuridad, enfermo sano, loco cuerdo… Cuando no encuentro a personas que sean capaces de ver el infinito de variables y la eternidad del presente que vivimos. Cuando empiezas a averiguar la cantidad de tiempo y espacio comprendido en un momento, en el que muy pocas personas son capaces de observar ese equilibrio desde fuera de si mismos, viéndose como una mínima parte de un ser intermitente, que tiene la conciencia justa para pensar y sentir pero se olvida de ser.

Nos olvidamos de que somos energía en constante cambio, con infinitos cambios externos e internos y nos da por buscar fuera una emoción que haga que nuestra vida sea más plena.

En mis momentos de presente cada vez me siento más fuera de la dualidad, observando como cambia la vida, poniendo conciencia y pensamiento a cada emoción que siento, lo que viene de fuera de mí no lo puedo controlar, al igual que el control interior de mis procesos cognitivos son cada vez más libres en cada palabra que escribo y que siento que pueden formarme un ser. Puedo formar mi ser a cada cambio de palabra, a cada persona que me encuentro puedo regalarle una sonrisa o un saludo. Sigo sabiendo que estoy en el mismo sitio distinto, con una idea que se forja letra tras letra, saliendo de lo bueno, de lo malo, hacia un lugar en el que encontrarme con una percepción aumentada, cada día con más paciencia, cada día más estable, en cada respiración más conectado con mi ser. Para salir de tu juicio, de tu dualidad, para entrar en mi experiencia consciente de la increíble realidad donde cada persona es eterna en cada momento de su vida, donde cada infinito de persona que me encuentro veo que se limita a seguir un papel, mientras yo me expando en cada letra, en cada palabra, en cada texto, en cada emoción. Algún día me vuelvo uno con mi insignificante ser y me reconozco, encuentro el sentido de la vida en una sensación espontánea, breve, reveladora, donde siento como el equilibrio me invade en un rayo de sol, en un paso tras otro, me siento uno con la atmósfera, con el momento en el que sientes todo a la vez y te reconoces como nada. Manejo un equilibrio con mi ser en el caos de las personas y sonrío por si te puedo ayudar a que reconozcas tu momento como un presente eterno e infinito, donde quiero protegerte desde que soy nada, hasta que me doy cuenta que estoy presente en tu vida.

Hoy, ahora, me siento todo siendo nada.

Publicado el 2 comentarios

Traslados

Casi vacío me lleno de equilibrio mental, espiritual, energético, con la presión exacta en la atmósfera, casi parece magia. Con esta magia me quedo, en cada respiración, en cada paso, paseo, me siento e intento que te llegue a ti también. Calma emocional, pensamientos controlados, sensación de poder disfrutar en cada movimiento de mi mano cuando sostengo la taza de café, cuando enciendo el mechero, cuando miro al mismo sitio viendo lo diferente que soy.

Quiero trasladar toda esta magia a la escritura, este estado de bienestar en el vacío que llena e impregna cada acción, todo se calma y se relaja, todo se para y observo el movimiento como la fluidez del viento, del agua, del fuego y de la tierra en cada cambio. Mantengo a mi mente estable en el infinito de variables cambiantes a cada momento, en cada presente. Sin perseguir el ahora, solo teniendo la sensación que invade fluidez y equilibrio entre ahora y tiempo, entre ahora y espacio. Desde esta dimensión me relajo, observo mi cuerpo desde fuera de mi ser y a la vez lo siento. Me gustaría que pudieras sentir la magia de esta dimensión, de esta frecuencia, de esta vibración que estoy haciendo mía y quiero compartir, porque sé que no es mía solamente. Quisiera que fueras capaz de dejar de pensar en los sentidos y solo percibir, dejar de ser consciente y a la vez estar alerta, despierta en un momento que se puede mantener y que aparece de la nada, cuando has perdido tu mente, tu corazón, tu orgullo, tu espíritu y aparece esta sensación para llenarte y llevarte a un estado de consciencia fuera de la dualidad, observando que se funde el interior con el exterior. Donde ocurre la magia de la paz mental, espiritual, donde ocurre la armonía de ser una vibración de protección y de bienestar. Y así lo consigo cuando siento el sol, el viento, hasta el asfalto es solo una capa de musgo. Entre raíces que palpitan, por el mismo camino por el cual nada parece nuevo salvo el presente y su sensación mágica y poderosa. Pasan las vidas, pasan las palabras, mientras el silencio sigue enseñándome, busco los huecos entre las vidas y las palabras.

En cada hueco cabe un poco de luz desde mi sonrisa, para que sientas que quiero acompañar tu realidad con paciencia y calidez. Mágico es encontrarse meditando en cada acción, donde sentirse nada te hace ser consciente de que tienes todo. Ojalá pudieras sentir esta vibración al estar conmigo, ver que no hay prisa, no hay críticas, no hay quejas, te escucho.

Desde esta dimensión me reconozco como un ser de luz, en la que mantengo mi paz mental y la disfruto, cuando solo espero compartirla en miradas, saludos, sonrisas, te escucho porque sé que al escucharte parte de tu dolor viene dentro de mí y aquí lo convierto en escritura, para que puedan calmarte estas palabras.

Sé que no son tiempos fáciles, por esto quiero darte un respiro, que sientas mi alivio y puedas encontrar la magia en el simple momento de la existencia, cuando ser nada atrae todo. Espero que sepas manejar este poder y poder mantener el equilibrio en las ondas que van y vienen, en las que se van y no vuelven, en las que tienen eco, en las que nos cambian nuestra manera de pensar. Dicen que el universo tiende al caos, pero yo pienso que está unido por amor, en constante expansión, como plantar una semilla y esperar. Y sí, ahora soy esa semilla en el universo que crece y se expande hasta que mi amor te llegue, para que sientas esta unión mágica en constante expansión hacia unos sentimientos y sensaciones de equilibrio y calma. Sin esperar que te llegue, quizás toque tu corazón, desde el simple plano de mi existencia, donde trabajo mis emociones para ti.

Voy a trasladar la magia de mis sensaciones a tu lectura, para que te cures, sientas, disfrutes y puedas hacer brillar tu luz.

Publicado el Deja un comentario

Pequeña infinita

Más allá de las nubes de estrellas neuronales, más allá de las galaxias de moléculas, más allá del universo atómico cósmico, en los infinitos estables de cambio constante, en los límites de la razón perdida entre delirios lógicos de sueños no cumplidos, en la profundidad de la mente inconsciente que nos hace latir impulsos de verdad energéticos, en la telepatía nómada, en esas mentes unidas al corazón día y noche, en los sentimientos bloqueados del bienestar imaginado, en las ideas de luz, en la luz de cada idea intuitiva, en esos momentos de claridad consciente donde el silencio es el mejor compañero, el que nos guía a tener la paciencia, la calma, la tranquilidad y la paz para afrontar cualquier momento, en esos silencios me muevo, intermitentes y poderosos, para crear bienestar, porque me doy cuenta que me hace falta muy poco para darte todo el amor que siento, solo me hace falta tu decisión segura, que yo no me quiero ir de tu vida, me quiero quedar con todas las palabras que puedan surgir de mi ser en las que te dedico, demuestro, comparto, creo, imagino, sueño, que pueden acompañarte una vida conmigo, o quizás infinitas vidas, en cada día que me recuerdes, en cada día que te alegres por mi, yo quiero estar ahí para verte alegre creando un camino.

Donde tu sentimiento, tu ser, tu vida, tu momento, quieras acompañarlo con mi presencia hacia el lugar en donde solo importa que seguimos latiendo y que elegimos unirnos para vencer miedos, peligros, para crear luz en nuestras miradas, mantener una pequeña hoguera de sentimientos que nos cuiden y nos protejan. En las llamas del olvido y la razón, en las llamas que pueden hacer que salgas de tu tiempo de rutina y entres en el mundo de mis palabras, quizás en este pequeño mundo de palabras que quiere crecer puedas sentir como he crecido, ojalá puedas ver unos valores que quiero crear y mantener para cuidarnos. 

En los pequeños infinitos que siento cuando escribo libre, donde puede volar tu imaginación después de leer como ha volado la mía al escribirte, siento curiosidad por tus procesos, no se si sentirás la misma paz al leer que yo al escribir. Me gustaría crear esa conexión, donde lees y sientes, donde rompemos la rueda del tiempo en un instante y nos vemos sonriendo sin que nada más importe, espero que nos queden muchas conversaciones pendientes, donde sentir amor no da miedo, donde sentir amor no atormenta, nos hace seguros, fuertes, donde nuestras miradas puedan entrar en la realidad más bonita en la que nuestra confianza crece con cada pestañeo, donde sentir amor nos protege y nos hace mejores personas, en pequeños detalles, en pequeños mensajes, me dedico a dedicar amor en cada pequeña palabra para que al leer puedan entrar en su corazón, descubrir y entender que en estos pequeños infinitos cada pulso escrito es un nuevo amanecer y en cada nuevo amanecer podemos construir una relación mejor con cada una de nuestras personas importantes, porque cada una es otra pequeña infinita en este mundo y así me muevo, de persona a persona, donde me importas, de un pequeño infinito a otro, donde nuestras vidas se reconocen.

En ti, pequeña infinita, veo que tu cariño es tan importante como tu descanso, que tu alegría es tan importante como tu paz. Quiero alegrarte un poco en tu descanso para que veas que mi cariño te aporta parte de tu paz.

En momentos fugaces, en momentos que crecen, palabras sinceras, palabras que demuestran, tu pequeña infinita persona es la que me atrae, me gustaría que reconocieras el universo de cariño que te quiero dedicar, para que puedas estar tranquila en cada palabra.

Espero poder calmar tus tormentas de sentimientos, espero poder llegar a ti y ser tu apoyo y tu fuerza cuando te falten, espero poder llegar a ti con toda mi calma para que veas que puedes lograr estar bien y cada día un poco mejor. Con cada pequeño sentimiento cuidado, protegido, curado, renovado. Para llegar a ti con mis textos y hacer tu día un poco mejor, desde mi pequeño infinito al tuyo. Desde mi pequeña eternidad a la tuya. Para renovarnos y crecer.

Quizás pueda llegar a ti y mejorar tu mundo. Está en nosotros la oportunidad que podemos crear. Yo pongo todo mi esfuerzo, ganas, ilusión, momento, paciencia, dedicación, trabajo emocional, escritura, para crear un camino junto a ti. Un camino donde podamos disfrutar, vida.

Publicado el Deja un comentario

Hace tiempo

Hace tiempo, elegí, elegí ser para ti siendo un poco tuyo, siendo cada día el que te anima, el que te quiere proteger, el que quiere estar en tus momentos buenos y malos, el que quiere estar en tus descansos y respiros, en tus ratos tristes y de bajón, elegí ser para estar y acompañarte cuando tu quieras dejarme estar a tu lado y aunque tu no me elijas del todo, pienso que algún día puede cambiar, elijo estar ahí cuando solo quieres estar tranquila y te quiero dar mi tranquilidad.

Hace tiempo elegí que tu sonrisa es la más bonita que he visto, y es a la que me gustaría acompañar cada día y cada noche, elegí que por todos mis fallos aprendería a ayudarte en cualquier momento que necesites, elegí que todos mis logros los compartiría contigo, elegí quedarme en tus momentos donde no quieres a nadie para hacerte ver que no estás sola y que puedes avanzar por muchos caminos diferentes cuando veas que todo va mal, siempre puedes elegir un camino en el que consigas salir del paso que yo estaré ahí para acompañarte. Elijo quedarme en tu descanso trabajando en la relación, con un mensaje más, el mensaje es el siguiente: elijo quererte mejor cada día, elijo estar ahí para ayudarte en cualquier momento, elijo cuidarte y animarte, elijo dejarte respirar y hacer que disfrutes cada momento que me tengas presente, elijo ser parte de tu bienestar y tranquilidad, elijo solucionarte las dudas con visiones nuevas y objetivas que te den otro punto de vista, quiero estar en tu realidad donde podamos ser libres y respetarnos hasta en las discusiones, quiero estar en tu realidad donde puedo hacerte sonreír con algo de ingenio y mimos. Elijo quedarme y preocuparme y ocuparme.

Hace tiempo elegí que para mí eres mucho más que una persona pasajera, para mí eres un hogar futuro que podemos construir, hace tiempo decidí que soy libre para elegirte. Porque pienso que el amor es una decisión que se toma cada día pensando en la persona y en cómo puedes mejorar su día, con un pequeño gesto, en mi caso con un pequeño texto. Hace tiempo elegí que quiero ser parte de ti. Me quedo para avanzar, crear, cuidar, me quedo para llegarte al corazón desde otro plano, desde uno que no has vivido, desde el plano en el que te das cuenta que eres importante para mí, que eres especial, divertida, eres la vida con la que fluyo más a gusto aunque me quede callado a tu lado.

Hace tiempo que elegí crecer pensando en ti y quiero crecer a tu lado, desde lo poco que somos hasta el sentir más profundo. Desde este plano puedo decirte que quiero ser parte de tu alegría hoy y cada vez que me leas. Elijo construir un poco más, ojalá pudieras ver todo lo bonito que yo veo al pensar en ti.

Este es mi jardín de palabras y aquí planto otra semilla para hacer crecer a tu corazón, estas son mis plantas de sentimientos, que aun están por florecer. Alguna frase está bastante madura y la puedes disfrutar desde tu más profunda esencia, alguna palabra se me ha escapado como un bicho que pasea por el jardín. Con alguna semilla he tocado algún corazón, con algún texto he sorprendido alguna mente que se ha parado a leer. Solo quiero que entiendas, que en la realidad de tu momento al leerme, estoy presente con el corazón latiendo gracias a ti, que no para, que continúa en esta lucha. Dejo mi alma escrita para que la cuides y la sientas en tu ser.

Hace tiempo elegí que podía mejorar tu mundo, el mío, el de la gente que me lee y a esto me dedico.

Hace tiempo que el tiempo no me preocupa, porque lo disfruto escribiéndote, el espacio no me preocupa porque tu te encuentras en este. Hace tiempo que el frío no me para porque siento tu calidez en tus palabras.

Hace tiempo de pensar y de sentir y quiero que sientas con esto que puedo acompañarte, compartir, crear desde la nada, un jardín de palabras para regalarte. Hace tiempo de ser, pensar, sentir, cuidar, avanzar, cambiar, renovarse y pensando en ti consigo todo esto, consigo llegar a la dimensión donde puedes entenderme para que alguna vez, si quisieras, cuando estes preparada, puedas ver el mundo nuevo que soy. Hace tiempo de soñar, despertar, ser consciente, que podríamos crear una vida llena de bienestar solo cambiando nuestro interior, donde puedo ayudarme para ayudarte, donde puedes ayudarte para ayudarme. No necesito mucho para cambiar mi interior, escribir y compartir.

Puedes ver desde hace tiempo, pero dime si puedes mirar en mi corazón para ver que estás tu presente.

Puedes sentir desde hace tiempo, pero dime si puedes sentir mis palabras en tu corazón.

Publicado el Deja un comentario

Funámbulo

Poco queda de mi yo de ayer, solo unos textos en los que me enamoro de las ideas que tuve gracias a ti, ahora quiero que parezca que en mis ideas estás tu y toda mi forma de amar a tu ser en este mundo que parece más cruel, más inhumano, donde yo estoy cansado de batallas y de mirar a los ojos al miedo cada mañana para luchar contra él, en este mundo donde no te puedes despistar ni desconectar. Pero parece que en cada texto que escribo gano otra batalla contra mi mismo, gano otra batalla contra el mundo, en donde la victoria es una semilla de amor desde la profundidad de la idea en mis palabras hasta tu sentimiento, el cual espero que crezca, que evolucione, que cambie, que analice, que distinga, que revolucione, un sentimiento que pueda crear paz después de tanta lucha segundo tras segundo. Ahora me encuentro en la fuente de mi inspiración, cuando escribo, pienso que de estos textos puede nacer en ti toda la luz que te ayudará cuando solo ves a personas como sombras, sombras de problemas diarios a los que se enfrentan donde no ven la salida y van de un problema a otro. En esta vida quiero aportar soluciones con mis palabras, en donde quiero salvar a la gente que me lea y me haga estar en su momento, espero que puedas conectar mi momento.

Luz tenue, final del día, inspiración cuántica en redes neuronales que activo a base de estructuras subconscientes, cansancio emocional, equilibrio espiritual, siendo el funámbulo sofrólogo que escribe desde el silencio roto en ruidos rutinarios buscando esa frecuencia universal a la que conectar mi mente, buscando ese hilo electromagnético que me haga conectar con tu corazón desde mis palabras y te haga sentirme como tu compañero de vida, de viaje, de crecimiento, desde la soledad momentánea al escribir este texto hasta el poder ver la luz en el mundo virtual cuando lo publique, desde donde mis muñecas y mis dedos eligen cuando parar, cuando mi mente piensa que te tiene que dedicar las palabras más bonitas para que te des cuenta que quiero estar y ser con tu ser, para que te des cuenta de mi pequeña evolución, de mi pequeña revolución, para que en cada palabra que escribo pueda grabar en tu mente un momento más alegre en tu día, donde tu paz y tu tranquilidad es lo que me importa. Y si, pienso encontrar ese hilo entre tu y yo que nos haga más fuertes, más seguros, que nos haga mejores, donde podamos viajar entre nuestras existencias sin hacernos daño y crear toda la felicidad posible aun en los tiempos más complicados y oscuros.

Me quedo a solas pensando que sería de mí sin mis ideas sobre ti, sin pensarte, sin sentirte, sin poder dedicarte mi obra. Me quedaría solo otra vez con mis ideas hasta ser yo el que no necesita, el que puede salir al mundo desde la luz tenue, al final del día, con inspiración, haciendo equilibrios, para terminar otro texto y crear más palabras donde pueda encontrarme entre mis sensaciones tranquilas, sin tener que mirar al miedo a los ojos a la mañana siguiente, para no tener que decirle, estoy aquí, la soledad ahora es mi amiga. Si me pongo a hablar con el miedo seguramente huiría, por toda la luz que guardo, por eso pienso que cada vez hablo menos, acepto más y sigo adelante con mi vida, porque rompo cualquier tiempo cuando escribo en equilibrio, aunque duerma temprano y lo único seguro que tengo sea tu juicio presente pasado o futuro, escribo para salir de mi mismo y buscar esa conexión entre la inmensidad del vacío de mi ser hasta tu brillo sanador, hasta tu presencia calmada donde te encuentres conmigo y nos curemos de toda la negatividad que circula. Desde mi quietud y mis silencios, hasta tu sonrisa y compañía. Donde podamos encontrarnos en un momento y conectar nuestras esencias para salir a dar paz. Donde los problemas y las relaciones con los demás se vuelven fáciles y podemos ayudar. Quiero ayudar desde aquí a crear momentos en los que no os sintáis perdidos, porque todos tenemos nuestros vacíos, nuestras rupturas, nuestros problemas, nuestros miedos. Cada vez que escribo a oscuras es para dar luz a otra vida que me lea desde la oscuridad.

Guardo muchos momentos de paz interior en todo este caos y sin sentido y eso es lo que te quiero dar, ya que si no podemos respirar ni andar ni movernos, podemos ser libres con nuestra mente, nuestro corazón puede curarse. Podremos arreglar nuestras emociones, podremos crear nuestros valores mirando dentro de nosotros mismos.

Voy a dar el valor justo a mis palabras para que puedan volar, para que puedas valorar que vuelo en mi mente, vuelvo, vuelco mis ideas, valgo, voy construyendo desde la pura inspiración del equilibrio que encuentro en cada mini válvula de escape de vacío que me hace desconectar y conectar con mi esencia, hasta poner en marcha el motor de mi persona para encontrarte y llevarte a tu equilibrio, en un viaje que empieza, no me reconozco, me averiguo, no me conoces, habla conmigo.