Publicado el Deja un comentario

Observo

Vacío, cansado pero sintiendo cada átomo de Prana a mi alrededor, me lleno de vida cuando escribo, en mis vacíos.

Recordándome que solo soy un observador de este cuerpo prestado, de esta mente prestada, con un espíritu que renace de cada caída emocional, siento mi espíritu y todo es fácil pero si pienso me encuentro en cambios, recuerdos, traumas, heridas, cicatrices. Siento que ya me duele el alma después de hacerle soportar tanto sufrimiento a mi cuerpo y a mi mente, pero si me muevo en mi propia naturaleza donde solo soy un resultado relativo de libertad fuera de las leyes causales me encuentro en equilibrio, observando.

Observo como la balanza de los medios de comunicación se inclina en propaganda para hacernos menos libres, es como una serie sin final para fabricar humanos en serie, en paralelo tienes la herencia de todo el inconsciente de tus antepasados y por eso tanta carga, tanta ruptura, tanta lucha emocional derivada de la línea de armonía que se rompió cuando nací. Sé que hacen todo lo posible por arreglarme y llegar a un punto donde encaje en una vida normal. Aunque solo veo que según vibra mi existencia vibra mi realidad. Me gustaría poder llenarla de vida plena para las personas que conozco y que me forman, pero solo siento los miedos.

Observo la balanza de la pluma y el corazón de los egipcios desde que he sido pequeño, he ido haciendo equilibrismo en esa balanza espiritual y no sé si es por ego, pero pienso que se inclina a mi favor después de tanto trabajo emocional. Quiero liberar mis pensamientos de los juicios que no me corresponden, sentir que solo existe el momento presente donde puedo generar un pequeño bienestar a la gente que me sigue. Parece que siempre estoy algo distante, difícil de alcanzar, escondido o refugiado, no lo sé. Pero solo me gustaría ver cómo la balanza sigue pesando cada línea que escribo para salir de la dualidad y poder renovar mi espíritu con la persona adecuada.

Observo y me gustaría integrarme, tener gustos en común, desatar mis talentos, realizarme, no sé dónde está el límite cuando has superado tantos límites y solo me queda avanzar en cada grano de arena del reloj de mi vida que cae diciéndome que me queda un segundo menos, un día menos, un año menos y lo que es más duro, otra persona cercana menos que quiere salir de mi vida. Ya no digo adiós, ya digo hasta luego, por si acaso nos vemos en otra vida o en otra realidad.

Observo y me cambian de nombre, me cambian de persona. Ya no me enfado porque sé que ahora no conocéis mi esencia, cada grano de arena que caía en el reloj del tiempo que rompí me ha hecho eterno en cada segundo de escritura.

Quizás mi armonía se encuentre en soledad, quizás se encuentre en otra persona que pueda aparecer, quizás el punto cero de equilibrio en el vaso de agua que te sirven con el café sirve para renovarse por dentro. Y así paso mis días, buscando el punto cero de equilibrio en casi todas las cosas que hago, porque sé que la estabilidad es trabajo y paciencia y sufrimiento. Luego dejaré que hablen, que yo me dedicaré a escuchar y a sentir que mi reflejo de tus palabras no se puede comparar con mi mundo interior.

Y así haré para que nada me afecte, me tocará volver a ser piedra y dejar que el agua que fluye me mueva mientras el Sol me ilumina y la Tierra me guarda. Tendré que volver a llamar a las abejas en invierno y dejar que pase el tiempo que me queda como un observador del equilibrio.

Publicado el 7 comentarios

¿Un café?

Medito sobre la nada, me encuentro vacío en el vacío, nada que ser, imaginar, pensar, sentir, nada. En silencio, en desiertos de soledades, en cielos de ausencias, en horizontes de rechazo, solo, siendo nada empecé a escribir cómo si pudiera llegar a ser, a no estar sujeto, a salir de las sombras del subconsciente, a romper los impulsos de los instintos, a encontrarme con el vacío, el silencio y la nada en mi ser. Para escucharme, para escucharte. Desde la vida que parpadea, desde los segundos que parpadean, desde la palabra en blanco que parpadea para ser escrita.

Un momento que se repite es difícil de encontrar, siempre me encuentro una palabra nueva para llamar a esta quinta dimensión, frecuencia tal vez. En ese momento que se repite me encuentro lleno de nada, rodeado de la energía del vacío y del silencio y es curioso que me llene la nada más que cualquier otro momento. Por esto traigo una respiración en un pulso, dejado a su destino no escrito, dejado en el equilibrio que encuentro entre soledades compartidas y desiertos de soledades. Si me preguntaras dónde me encuentro, te diría que fuera de los recuerdos y la imaginación, me encuentro en el momento en el que me gusta aparecer desde la nada, desde el vacío, desde el silencio y la ausencia. Me encuentro en el momento en el que respiro y parece que es otro parpadeo, entre el aire y mis pulmones.

En otro parpadeo estoy sintiendo tu ser en la distancia, como si fueras a entender todas mis palabras algún día que quieras leerme. Mientras tanto sigo sumando pulsos de silencio, donde el metrónomo suena como una onda sin retorno. Y así parece que hablo con la gente, con ondas sin retorno, no importa que deje mi ser en tu corazón, ni que llegue a ti con una sonrisa, ni que cuide los detalles de mis gestos, ni que los descuide, ni que mi ser conquiste otro día como una batalla en la que solo pensarte me da las fuerzas para seguir. Parece que no importa que toda esta creación se mantenga como un ser viviente que viaja de persona a persona haciendo sentir.

En otro parpadeo vuelvo. En otra espera de no esperar nada encuentro vacío, silencio, pero ahora me encuentro a gusto.

Y así, no sé si me fui yo, o te fuiste tú, no sé si quisiste estar o solo fue que nuestros destinos coincidieron para ponerse de acuerdo en la ausencia. No sé si te sirvo, o sólo soy un alma vieja pasajera que se encuentra a personas de ida y vuelta, cada uno con su billete de llegada y de salida. Pero la verdad es que esta frecuencia la alcanzo solo, aunque a veces haya logrado compartirla, espero que tu la encuentres y te sientas llena de vida entre tanto silencio y ausencia.

Mi vida va a otro ritmo, al ritmo del café que se toma para desconectar, mientras que para la mayoría la desconexión es pasajera para volver a la rutina. Mi vida va a otro ritmo, escribo para poner al día mis emociones.

Problemas, prioridades, preocupaciones, todos en la misma rueda, mientras observo desde mi interior que hay muchas ruedas, mucha gente que empuja, mucha gente que para y no tanta gente que observa.

Ahora construyo desde el rayo de luz en el recuerdo, desde la atmósfera de equilibrio en el recuerdo, desde la inspiración. Me veo en otro viaje de palabras. Me veo en un nivel de pensamiento que está fuera de la polarización de las ideas, un pensamiento que acepta, cambia, se renueva en cada palabra que avanza.

Quería decirte, si llegas a leerme, que estoy bien, meditando sobre la nada, si quieres contestar, dime si tienes ya el billete de salida de mi vida, o espero a que te quieras quedar descubriendo una nueva rueda que observa como desconectar con el café.

Publicado el 4 comentarios

humo y café

Entre vacíos y silencios, entre humo y café, con la parálisis de mi vida en la mesa donde voy al levantarme, donde como, donde ceno, entre silencios y vacíos, buscando un estado mental de paz interior al que a veces consigo llegar, lo acumulo, lo guardo, lo libero, con el tic tac circular sumando otro momento de abstracción donde poder escribir mi alma para traerla en los pedazos que dejé en almas más perdidas que la mía y así, de texto en texto, de pedazo en pedazo, encuentro pequeños momentos que me llenan de estabilidad y tranquilidad para poder trasmitírtela cuando estoy contigo, cuando te escucho, cuando haces una pausa y te respondo que todo puede salir bien. En estos pequeños momentos acumulados de paz me encuentro con demasiadas distracciones y es que el presente va a la velocidad de la luz, con infinidad de cosas y variables aconteciendo en cada mínimo instante, dentro y fuera de mi. Pero aun así, me conecto con la luz del Sol y su buena calidez para ajustarme a la frecuencia en la que mi mente se queda llena de vacío y de silencio aunque haya ruido, aunque todo pase tan deprisa, en estos momentos conecto y me manifiesto, porque parece que puedo molestar a alguien si encuentro mi alma perdida, parece que puedo molestar a alguien cuando pienso que he mejorado, que ya no cuento tanto mis penas, que cuento mis pequeños logros y pienso que es algo justo que pueda compartirlos contigo, porque el constante cambio me deja compartir mi soledad mientras me averiguo a ser rompiendo mitos, maldiciones, tiempos pasados y vidas eternas, para poder hablar contigo otra vez, y que veas que todas las almas perdidas me han conectado a ti, que me he enfrentado a mi mismo cada día y ahora no sumo derrotas ni bajones aunque aparezcan, los dejo fluir y los convierto en algo bonito como vacíos y silencios donde encuentro mi paz interior en el estado cercano de mi mente vacía de preocupaciones, donde atraigo y actúo para hacerte feliz con algo tan pequeño y de tan poco alcance como pueden ser mis palabras…
Pero si todo vibra ojalá que resuene este texto en tu cabeza para que sepas valorar que en la soledad me hago más fuerte cada día, en cada decepción, en cada vacío y en cada silencio me hago más fuerte, mas sabio, mas inspirado, mas fluido, mas tranquilo, porque ya no me hace falta hablar para compartir mi soledad.
En cada vacío y en cada silencio me inspiro y me recargo de energía para que te llegue a ti transformada con la mejor de las vibraciones, para poder enamorar a tu mente, donde dejes de considerarme como algo que hace daño, peligroso o inútil, para que me consideres como a ese ser que despierta en cada sufrimiento entre humo y café, cada pedazo de mi alma que he perdido pienso que ha ayudado a alguien a ver un poco la luz, aunque fuera por un sutil y corto momento.
Cuando pienses que no tengo nada que ofrecer piensa que puedo cambiar mi pequeño mundo y revolucionarlo desde un simple texto, cuando parece que nada fluye y me estanco, me pongo a escribir, porque es donde libero a mi ser, mi ser que encuentra su espiritualidad entre vacío y silencio, entre humo y café, en constante cambio, hacia algo mejor, hacia algo mas consciente y preparado, donde encuentro mi luz interior conectándose con la luz del sol, con el aire, con la lluvia, con la temperatura, con la presión, con los campos electromagnéticos que nos rodean, es ahora donde puedo cambiar y he cambiado, donde puedo mejorar y he mejorado, donde me encuentro en cada palabra que escribo como si no fuera la ultima, porque ya he roto tantas cosas, que me da por dejar escrito el arreglo, para cuando tengas tiempo y me quieras leer, porque en este pequeño infinito de posibilidades en el que podría quedarme zombie, solo, aislado, preocupado, dañado o derrotado me da por salir al mundo con toda la fuerza de mis vacíos y mis silencios para dar luz, para brillar en cada palabra desde la seguridad y la fuerza de mi mente consciente que se arregla y cambia mientras vive los cambios de frecuencia en los que mi espíritu se acomoda para darte a ti un poco mas de comprensión, un poco más de alegría, un poco más de compañía, desde la distancia, desde las miradas a distancia, desde las palabras a distancia, desde donde rompo cualquier distancia que nos separe en este texto, así, con toda la nada acumulada. Porque me queda mucho por hacer, pero solo quiero verte sonreír todos los días.

En este hilo, en esta capa, en esta hebra, en estas palabras voy fundiéndome, voy encontrándome, voy a seguir, y pienso que podemos avanzar, desde otro vacío, desde otro silencio, desde otro café.

Publicado el Deja un comentario

Mito

Escribo para salir del mito de mi vida, hay mucha gente que no sabe que su vida es un mito y hay mucha gente que lo sabe y que no sabe salir de él, escribo para vencer a Cronos, Kairos y Aión, escribo para que este instante sea perfecto y pueda vencer mi mito, en mi vida he sido el que todo lo puede, el que no vale para nada y aquí sigo luchando, donde rompo el círculo, donde aprovecho el momento, donde no acumulo nada, solo soy este vacío que esta lleno de vida en soledad, también rompo mi soledad contigo, yo interiormente estoy creciendo descubriendo mitos, rompiendo con la eternidad y lo efímero, rompiendo lo que se repite y se estanca, avanzo otro milímetro, avanzo otra palabra, hacia la plenitud del vacío, hacia ese lugar al que ya no voy a volver y solo existe en mi recuerdo traído al presente, para desecharlo, o para encariñarme con el, no lo se, depende del recuerdo.

Esta vida que me avanza cuando empiezo a darme cuenta que está el bien, está el mal y está el que está decidiendo todo ese bien y mal por mi, quiero pensar que sigo siendo libre y en mi pequeño margen de movimiento puedo llegar a tu corazón para mejorarlo, para que no cometas mis errores, para que estes lleno de luz mientras te escribo desde la oscuridad en la que desafío a los dioses, en la que quiero romper mi mito, salir de él, transformarlo y cuidar y proteger todo lo bueno que siento, pienso y tengo. Y te tengo en mi corazón porque quiero que te des cuenta que no soy lo que me han impuesto, ni lo que he sido, ni lo que creen que soy, soy un ser que se averigua a ser, que consigue cambiar su vida con estos pequeños textos en los que mi amor que es lo mas grande que tengo he conseguido dedicártelo quizás algunas veces mejor que otras, quizás otras veces no tanto, pero desde que tengo la perspectiva de quererte y cuidarme todo va mucho mejor, asi que con esto quizas tengas en cuenta que observo, empujo, me paro, siento, disfruto, creo, pienso, vivo, salgo del tiempo y me quedo en tu mente, salgo de mi y me quedo en tu momento, porque yo en este momento imagino que tu abrazo es el mejor acontecimiento del mundo y ahi me quedo.

Rompiendo mitos y recuerdos, dioses y tiempos, círculos eternos, donde me escapo de mi y llego a ser ese que te dice, no se que vendrá, pero quiero que vengas tu conmigo y en este amor podamos salvarnos de todas las ideas que nos deseen mal, de todas las envidias, la tristeza y el dolor innecesario, porque llegados a este punto se que solo me queda querer a los míos y ayudarles a salir del mito de sus vidas donde ven las horas como algo que se escapa, se gasta y se muere, vengo aquí para dar toda la vida posible, única e irrepetible, irremplazable y querida, vengo aquí para dar vida que se vive en cada instante y no queda nada más que una primera vez de leer esto, donde despues si quieres repetir ya no será la misma sensación porque estoy rompiendo mi mito con cada palabra y haciendo crecer nuestro amor con cada palabra, para que si hubiera algo que se tenga que quedar sea este amor por los míos, por ti, por toda la belleza que quiero disfrutar a tu lado. Por todo el amor que me habéis hecho sentir. Por toda la protección que quiero que os den mis palabras. Por toda la seguridad de que si no hay nada seguro puedas saber que te quiero y que gracias por hacerme entender que no hay dioses ni demonios que puedan asustarme cuando escribo, porque me averiguo a ser.

Publicado el Deja un comentario

Atmósfera

Vengo vestido de ideas y sueños, con una camisa de palabras y un pantalón de recuerdos, con un calzado de ilusión y unas gafas de pensamientos, con un reloj de vida invisible en la muñeca, con una gorra de la tierra de Los Ángeles que pocas veces utilizo porque me tapa el Sol que me da en la frente y me hace sentir como cambia la atmósfera a mi alrededor en mi pensamiento, parece que todo se calma, que todo está bien, parece que los huecos del silencio del gentío invaden mi mente y me conectan a otra frecuencia en la que viene la inspiración. Emoción tras emoción sigo centrado en los vacíos del silencio y aquí me quedo, donde parece que no hace falta hacer nada para que todo funcione, pero es donde el trabajo de dejar fluir las emociones se nota. No tengo una palabra que describa ese estado, pero seguro que la hay y yo no la conozco, no importa, en esta especie de trance o meditación espontánea es donde encuentro la verdadera paz.

La camisa le dice al pantalón que se olvide de hablar con los zapatos mientras que el reloj y las gafas hacen buenas migas recordando a la gorra. Y así pasa con los recuerdos y la ilusión que se pierden en palabras mientras la vida y los pensamientos están en el plano espiritual.

Es curioso como puedo notar los cambios del ambiente en la atmósfera de la calle respirando y relajándose cuando las realidades de cada persona son un cúmulo de problemas e historias y es curioso que pueda encontrar tanta calma en unos minutos en los que solo hay quehaceres de personas donde cada uno lleva una imagen, una mascarilla y muchos también una máscara. Yo ya me quito mis máscaras y escucho y por eso te doy tranquilidad, porque sabes que tienes a una mirada atenta, que viene de meditar sobre la nada con dos oídos pacientes que buscan la calma y el cariño pero que están dispuestos a escuchar cada problema que tengas, sin hablar.

Vengo vestido de ideas y sueños donde es posible ver la vida en el reloj invisible de la muñeca, lo miras y piensas, no importa la hora, importa el ahora y así te vuelve a invadir la sensación, no se cómo enseñarte a captarla, solo respira, intuye, escucha, fíjate en lo vacíos que estamos cada uno por muchas decisiones, equivocaciones, rutinas y manías que tengamos, ahora cada vez que ponen las noticias me da por pensar por mi mísmo y aun así se que no soluciono nada, pero al menos gano riqueza de pensamientos. Ahora dicen que somos lo que consumimos, lo que vemos, lo que leemos, pero pienso que eso es una visión muy cerrada de uno mismo, yo no soy solo los estímulos que me bombardean, ni lo que compro ni lo que leo, eso es solo una parte de mí y dejadme decir que la sociedad se equivoca si piensa que solo somos eso, esclavos que pasaron a ser consumidores solo para ser otro tipo de esclavos. Yo soy mi pensamiento libre que razona todas las ideas que consume, que analiza, que descarta, soy muchas emociones que siento de tu persona que se adhieren a mi y soy muchas otras cosas más que no te voy a describir aquí.

Sentir la atmósfera es importante y siento mucho que mucha gente no lo pueda trasladar a otros estados en los momentos siguientes a su cambio de rutina o actividad. Mientras escribo lleno estas palabras de silencios donde puedas encontrar tu verdadera paz, lleno estos espacios de silencios donde nadie te moleste y consigas leer con tu mente centrada que uno es mucho y a la vez no es nada, todavía no me imagino lo que podría ser ser dos. He estado muy cansado, muy perdido, muy despistado y pienso que todo eso me ha llevado a desarrollar un estado de plena consciencia tranquila que puedo trasladar de un momento en la mañana a otro momento en el día. No se cómo expresarlo mejor, solo espero que lo puedas sentir alguna vez al leerme.

Atmósfera con la presión exacta en la que meditas y te das cuenta de que la velocidad de las cosas es tan pequeña compárandola con la velocidad a la que viajamos en el espacio que es donde te das cuenta que no hace falta correr si puedes poner a tu mente a una velocidad máxima de crucero en calma, porque tienes la presión exacta en la que pocas cosas importan como un estado mental de disfrute en la tranquilidad del caos del Universo.

Publicado el Deja un comentario

Los tres relojes

El reloj del tiempo, curioso concepto, para algunos eterno, para otros efímero.

El reloj del espacio, curiosa percepción, para algunos lejana para otros cercana.

El reloj del momento, exacto en tiempo y espacio.

Cuando coincidan los tres relojes, no habrá dimension en la que no pueda amarte….Duerme tranquila, para mi coinciden desde hace una semana.