Publicado el Deja un comentario

Metro

Cruzamos las miradas en el metro de pasada, los labios no hablaban y cambiaban sentimientos, la nada se marchaba con la energía marcada. Cuando te miro así, escucho a tus ojos, lo que no te pude decir es que, con este aire bajo tierra, volamos a tu antojo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.