Publicado el Deja un comentario

Pliegues

Buenos días, espero que estéis bien, llevo un tiempo fabricando mi presente desde aquí, desde la telepatía nómada, desde donde puedo hacer pliegues de pensamiento, pliegues de ideas, pliegues de sensaciones, emociones, para montar una figura abstracta de composición de vivencias. Desde el interior, desde la profundidad de conectar mis pensamientos a vuestros corazones, para hacer familia virtual, para hacer un espacio creativo y de desarrollo intuitivo, donde podáis latir y sentir mis latidos, sentir el pulso de la vida.

Una vida que empieza a forjarse sobre ideas y valores libres, responsables, cariñosos, con el discernimiento presente de cada palabra que surge y brota como el ciclo del agua, como el ciclo de la vida, dando señales de humo, haciendo un fuego en el que reunirse para hablar al calor, de la calidez de los cuidados que tanta falta hacen ahora en un mundo tan despersonalizado. Pedir ayuda, brindar ayuda, reflexionar, desde la inspiración al momento de sentirse uno con la atmósfera que nos rodea, con las vidas que aparecen. Abrir un camino hacia un futuro todavía no imaginado, abrir un camino hacia un presente revelador de paz y armonía.

Despierto, me enfrento a la pantalla, pasa mi vida, un mensaje, una llamada, un correo, una notificación, una búsqueda, despierto conectado, mientras busco la desconexión en mis palabras, busco los nexos y los nodos de mis neuronas, sintiendo mi campo electromagnético, sintiendo la vida como un regalo, como estar de paso, pero dejando huella, una huella en la que se puedan fijar y aprender, sentir conocimiento, dibujando una hipérbole gráfica en la que las palabras tienden hacia el infinito, los textos tienden hacia el infinito, y así perderse en la eternidad de lo que no se puede dibujar, solo sentir, la eternidad del presente, las infinitas variables, las diferente incógnitas, la ecuación que se resuelve integrando y derivando a la vez, no hay búsqueda, no hay deseo, solo fluidez, sin estancarse, una onda sin retorno al ciberespacio, al satélite, una onda, un mar cósmico, una presencia, música, ruidos, interferencias y las galaxias siguen su curso, la naturaleza sigue su curso.

Me pregunto qué idea tiene la gente de lo que cuesta mantener un vínculo, mantener una relación, cuando has nacido con la armonía rota y has sido rechazado. ¿Cuánto cuesta confiar?, ¿a caso tiene precio?, ¿tiene un precio emocional?, ¿cuántas emociones he de arreglar en mi interior en este camino de vida?, ¿cuánto cariño he de poner en cada palabra?. Para que vean que soluciono, arreglo, aunque me enfade y mi cabreo sea por no saber arreglar la armonía. Me veo en el resto de personas, en el sufrimiento del resto de personas que despiertan y se preguntan si eligen ellos su propio camino de vida o está marcado, a veces pienso que el camino de vida está marcado hasta que despiertas tu conciencia, luego pasas veinte o veinticinco años equivocándote y con las cadenas y las esposas que te atan emocionalmente a tu entorno, pero te das cuenta de que tienes la misma voz interior y que ahora respondes y defiendes y atacas, te crees más libre pero solo sigues en su juego, en su rueda, en su sistema, más tarde te das cuenta que sigues estando atado y con la misma voz interior que te guía. Sé que mi voz interior me liberará algún día de los juicios, el deseo y el sufrimiento, ya lo he sentido al no ser en la meditación, ya siento el vacío, me quito los apegos, respiro. Es tan fácil ver cómo todos somos tan influenciables, es tan fácil ver que cuando nos sentimos débiles aparece alguien que nos quiere manipular, es tan fácil ver que en mi aislamiento me quito las cadenas y las esposas de las emociones apegadas de mi entorno en la escritura. Y así escribo, liberando mi conciencia.

Mañana puede que no recuerde lo que escribí ayer, ni hoy puede que recuerde la frase anterior, solo sé que con mis años me voy quitando daños y deseos, sufrimientos y apegos, quizás cada texto nuevo entierre al anterior. No os preocupéis si no me veis, porque al menos dejo una huella de palabras para que os podáis guiar en estos tiempos difíciles. Hay gente que lee las noticias todos los días, mientras yo sigo pensando todos los días en la frase que libere y lidere un despertar, que os haga entrar en distintas realidades sin forma, en el vacío que llena todo, en el amor que cura cada pasado, en la gentileza de suavizar el temporal de emociones hasta el punto de quitar la ansiedad.

Todos sin tiempo y yo parándolo en cada texto, todos sin tiempo para cuidarse y yo cuidando mis emociones en cada plano dimensional. Recuerda lo bueno, vive un poco mejor que ayer, alégrate, porque si tienes feliz a tu espíritu, no hay quien pueda doblegarlo, si eres consciente de la paz que puedes generar, soy cambio del camino hacia la paz espiritual, donde descanso, donde me conecto en la escritura. Otro pliegue emocional, habrá que dar otra vuelta a la psique.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.