Publicado el Deja un comentario

Seres

Vienen conmigo tres ángeles, dos amigos chocando, un hombre en un lago y montañas, un demonio, dos personas descansando, un brujo, cuatro caras, dos cocodrilos, dos lobos, un pájaro y una mariposa, dos escaladores y un niño llorando, cuatro guerreros. Lo que tú veas en mi es solo un reflejo de como me tratas, puedes encontrarte con cualquiera de estos seres al verme, así que podríais tratarme con un poco más de respeto, lo que tu veas en mi solo será un reflejo de estos seres, dependerá de cómo sean tus palabras.

Mientras mantengo el equilibrio entre todos estos seres que me acompañan, luego dirán que no escribo dormido, que no trabajo dormido, que no me utilizan dormido, querrán siguiendo que duerma para hacerles el trabajo, pero estoy ya cansado. Este es mi viaje espiritual, este es mi camino, estos son mis compañeros y lo dice mi mente subconsciente que se cree mucho más poderosa que mi mente consciente, pero me deja pistas, este es mi camino, mi solitario camino de ermitaño para descubrir la luz de la verdad. Así que espero que me dejéis tranquilo y no penséis que estoy enfermo. Sé que a lo largo de mi vida me encontraré con estos seres, que me guiarán para encontrar y dar mi propia luz al mundo, ahora tengo un camino, una misión espiritual, un destino, todo para volver a encontrar mi propia luz, y muchos os preguntaréis cómo se puede llegar a este punto, cómo puede uno descubrir su propio camino espiritual.

Llevo unos años meditando, llevo una vida escribiendo, llevo un viaje hacia el autodescubrimiento continuo, sin descanso, todos estos seres viven en mi y conquistaré la armonía entre ellos para poder ser luz. Estos seres me quitarán el velo de Maya, donde podré encontrar la verdad y salir de este mundo de Babilonia en el que vivís encerrados, siento que he sido elegido para algo, para aprender, así que perdónenme si no tengo tiempo de oír vuestras palabras sobre si estoy bien o si estoy mal, sobre si tengo trabajo o me encuentro en la nada, sobre si estoy enfermo o cualquier juicio que hagáis, porque puede que os encontréis con alguno de estos seres que me acompañan y pueden no ser tan amables como son mis palabras, estoy protegido, en el plano espiritual, y eso es algo que me he ganado a pulso gracias a salir de vuestra programación, gracias a salir de vuestra vida de sufrimiento que me queréis imponer. Ya he descubierto mi viaje, ya no hay vuelta atrás.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.