Publicado el Deja un comentario

Magia

Apunto, descanso, rutinas, cambiando tradiciones.

Creo, escribo, pienso e imagino.

Vengo a brillar desde hace no se cuánto tiempo, quizás desde hace unas eras, desde hace no se cuánta distancia, quizás años luz.

Imagino que mi alma quiere enseñarme el camino, la vida se piensa que es una subida y bajada de emociones constantes, pero si lo miramos con la perspectiva suficiente, alejándonos de nosotros mismos, quizás podamos ver que esta vida viene a seguir un camino en línea recta, desde el nacimiento hasta el último soplo vital de energía que nos rodea.

En este pensamiento, me he alejado bastante de mi propio cuerpo como para ver una pequeña luz. En esta luz, rodeada de tanta oscuridad, voy a guardar mi alma, así con esto, pienso que mi ser se refleja en este universo, consiguiendo ese punto de apoyo que me haga cambiar el mundo, al menos mi mundo, cambiarlo y mejorarlo, llevarlo a un estado de claridad mental, con su fuente de ideas, con su progreso de cada proceso, con la suma de los procesos que me hagan un camino más saludable, placentero, cómodo, cálido y protegido. Hacer magia creando nuevas conexiones neuronales, hacer magia con la poesía de la vida, respirando, encontrando personas que sumen momentos de bienestar recíprocos.

Ver la magia en cada día, desde el milagro de la vida, hasta el ciclo del agua, su memoria, los patrones de viento, la protección electromagnética, desde mi corazón, hasta las propias ondas de la Tierra. Sincronizarme con la resonancia de este planeta. Viviendo, viendo la magia del sueño y las distintas realidades que nos da el descanso, la meditación, la calma, llegar a un estado de Shamadi, al menos una vez al día cada día, ya sea escribiendo, paseando, meditando, leyendo, con un café, en verdad no importa mucho la acción, si no la reacción que este estado puede ofrecernos, estar en paz con el universo.

Con la mente clara, que acepta, cambia lo negativo que podamos sentir, para continuar viendo y relativizando, para aceptar y dejar fluir los momentos, las emociones, los pensamientos, los deseos, las inquietudes, hacia un plano de realidad donde se puede hablar, rectificar y madurar ideas desde un punto de vista neutro, observando, para poder traer algo positivo.

Siendo el punto positivo lo que nos haga vivir viendo la belleza del mundo, los silencios de la niebla, la pasión de las llamas y el fuego de una chimenea, la limpieza de la lluvia, el sonido de la nieve, la magia de la naturaleza.

Voy a fijar en la luz que veo meditando un sentimiento de amor, para por lo menos cambiar el motor del mundo. Una semilla de amor de luz que consiga viajar esta distancia es la única semilla que puede lograr un cambio sustancial en este mundo. Naturalizar la humanidad, humanizar la naturaleza, ser un espejo de luz, es la única manera de ver los distintos sentidos para mantenerme en esta línea recta temporal hasta que se acabe mi reloj de arena, con mi brújula intuitiva para no perderme.

Publicado el 2 comentarios

Traslados

Casi vacío me lleno de equilibrio mental, espiritual, energético, con la presión exacta en la atmósfera, casi parece magia. Con esta magia me quedo, en cada respiración, en cada paso, paseo, me siento e intento que te llegue a ti también. Calma emocional, pensamientos controlados, sensación de poder disfrutar en cada movimiento de mi mano cuando sostengo la taza de café, cuando enciendo el mechero, cuando miro al mismo sitio viendo lo diferente que soy.

Quiero trasladar toda esta magia a la escritura, este estado de bienestar en el vacío que llena e impregna cada acción, todo se calma y se relaja, todo se para y observo el movimiento como la fluidez del viento, del agua, del fuego y de la tierra en cada cambio. Mantengo a mi mente estable en el infinito de variables cambiantes a cada momento, en cada presente. Sin perseguir el ahora, solo teniendo la sensación que invade fluidez y equilibrio entre ahora y tiempo, entre ahora y espacio. Desde esta dimensión me relajo, observo mi cuerpo desde fuera de mi ser y a la vez lo siento. Me gustaría que pudieras sentir la magia de esta dimensión, de esta frecuencia, de esta vibración que estoy haciendo mía y quiero compartir, porque sé que no es mía solamente. Quisiera que fueras capaz de dejar de pensar en los sentidos y solo percibir, dejar de ser consciente y a la vez estar alerta, despierta en un momento que se puede mantener y que aparece de la nada, cuando has perdido tu mente, tu corazón, tu orgullo, tu espíritu y aparece esta sensación para llenarte y llevarte a un estado de consciencia fuera de la dualidad, observando que se funde el interior con el exterior. Donde ocurre la magia de la paz mental, espiritual, donde ocurre la armonía de ser una vibración de protección y de bienestar. Y así lo consigo cuando siento el sol, el viento, hasta el asfalto es solo una capa de musgo. Entre raíces que palpitan, por el mismo camino por el cual nada parece nuevo salvo el presente y su sensación mágica y poderosa. Pasan las vidas, pasan las palabras, mientras el silencio sigue enseñándome, busco los huecos entre las vidas y las palabras.

En cada hueco cabe un poco de luz desde mi sonrisa, para que sientas que quiero acompañar tu realidad con paciencia y calidez. Mágico es encontrarse meditando en cada acción, donde sentirse nada te hace ser consciente de que tienes todo. Ojalá pudieras sentir esta vibración al estar conmigo, ver que no hay prisa, no hay críticas, no hay quejas, te escucho.

Desde esta dimensión me reconozco como un ser de luz, en la que mantengo mi paz mental y la disfruto, cuando solo espero compartirla en miradas, saludos, sonrisas, te escucho porque sé que al escucharte parte de tu dolor viene dentro de mí y aquí lo convierto en escritura, para que puedan calmarte estas palabras.

Sé que no son tiempos fáciles, por esto quiero darte un respiro, que sientas mi alivio y puedas encontrar la magia en el simple momento de la existencia, cuando ser nada atrae todo. Espero que sepas manejar este poder y poder mantener el equilibrio en las ondas que van y vienen, en las que se van y no vuelven, en las que tienen eco, en las que nos cambian nuestra manera de pensar. Dicen que el universo tiende al caos, pero yo pienso que está unido por amor, en constante expansión, como plantar una semilla y esperar. Y sí, ahora soy esa semilla en el universo que crece y se expande hasta que mi amor te llegue, para que sientas esta unión mágica en constante expansión hacia unos sentimientos y sensaciones de equilibrio y calma. Sin esperar que te llegue, quizás toque tu corazón, desde el simple plano de mi existencia, donde trabajo mis emociones para ti.

Voy a trasladar la magia de mis sensaciones a tu lectura, para que te cures, sientas, disfrutes y puedas hacer brillar tu luz.