Publicado el 2 comentarios

Mujer nube y hombre rayo

El hombre rayo vivía en la montaña del silencio enamorado de la mujer nube, la mujer nube viajaba por todo el mundo, era de la familia agua y tenía familia por todas partes, ella visitaba la montaña del silencio una vez al año y le contaba las historias de sus viajes al hombre rayo quien hablaba con ella desde su cabaña de la visión con una chimenea de saludos.

Este hombre no salía de su cabaña vivía retirado y cumplía la ley de la montaña, silencio,

desconocía a la gran tierra, solo veía a la montaña del silencio desde su cabaña.

La chimenea de saludos era un gran invento y se ayudaba de su amigo aire para hacer que los mensajes le llegaran a la mujer nube, el hombre rayo hacía un pequeño fuego animado  que mantenía vivo todo el año para poder hablar con ella, era difícil mantener a las llamas calmadas para que no se salieran de su chimenea de saludos, pero un día se durmió y las llamas quemaron toda la cabaña de la visión, las llamas tenían mucho que decir y no podían aguantar la visión cerrada de la cabaña, ni el silencio de la montaña, así que siguieron hablando y quemando toda la montaña para enviar un gran mensaje a la mujer nube, que estaba lejos en esa época del año, el amigo aire llevó el mensaje todo lo rápido que pudo, el hombre rayo estaba sin cabaña pero liberado, éste hablo con la tierra de más allá de la montaña del silencio y se dio cuenta que podía viajar por todo el mundo para encontrarse con la mujer nube, la gran tierra lo ayudaría porque

lo había estado esperando muchos años, le dijo, soy todo esto y descubriéndome a mi podrás seguir los pasos de mujer nube, visitar a su familia agua y crecer con tu amigo aire, de vez en cuando podrás conectarnos a todos y así crearemos una nueva familia de elementos que vivirán libres por donde quieran,

sigue a tu nube, ella te ha esperado toda la vida, solo le faltas tu hombre rayo, una vez contigo tendrá la energía suficiente para ver a la tierra de cerca, ya que tu te has pasado toda la vida en la cabaña de la visión pero ella no ha podido bajar hasta aquí.