Publicado el Deja un comentario

Camino

A la hora que pasa, al tiempo que se va, a los momentos que me estoy perdiendo a tu lado, les pongo un nombre, paciencia. En paciencia me da tiempo a pensarte muchas veces, en este nombre donde no estamos juntos te hago presente.

Al tiempo que nos separa, le pongo un nombre, ritmo. En ritmo tus mensajes se hacen cada vez más agradables.

Al espacio que nos separa, le pongo un nombre, dimensión. En dimensión solo aumentan mis ganas de verte, aunque haya demasiadas dimensiones sin ti, me gustaría elegir en la que nos unimos para compartir.

En esta dimensión de ritmo y paciencia, en este ritmo de dimensión y paciencia, en esta paciencia de ritmo y dimensión aparecen y se cruzan vidas, desaparecen, y esa parece ser la constante, aparecer y desparecer, pienso que me toca desaparecer, para que me eches en falta, no te preocupes que seguiré escribiendo, avanzando, cuidando de mi.

Muchas veces te pienso y te echo de menos, te echo en falta.

Con esta paciencia, con este ritmo, con esta dimensión, pienso que podemos avanzar y lo haremos, porque la paciencia me enseña a como no irme de tu lado, el ritmo me enseña a no agobiarte, y la dimensión me enseña que si queremos vernos, lo haremos, tarde o temprano. Y así lo pienso y pienso en cuidarte, en cada mensaje, en cada palabra, en cada momento que vivimos que nos ayuda a construir algo muy bonito, esta relación.

Cuando todo separe y se pare, yo seguiré a tu lado de alguna manera, porque lo elijo, elijo acompañarte por el camino que me quieras llevar, para apoyarte, para mantenernos fuertes, para seguir el camino aunque se presente díficil.

Puede ser un camino de cambio, de olvido, de renovación, pero con paciencia y ritmo lo iremos andando en esta dimensión. Porque me he imaginado caminos contigo en varias dimensiones posibles, pero todos llevan paciencia y ritmo. Y yo te quiero dar el ritmo en el que te sientas a gusto, contenta, alegre, tranquila, disfrutando, sin problemas, divirtiéndote en cada uno de los pasos en cada espera y así semana tras semana por eso te escribo, para que sientas que te acompaño, que quiero compartir contigo, que cada vez gano mas paciencia.

Me gustaría poder acercar nuestros mundos y crear uno nuevo para los dos, me gustaría darte fuerzas cuando sientas que las pierdes, darte cariño, escucha, me gustaría darte tanta pasión como libertad, tanta sensualidad como cercanía, tanta vida como me permita mi ser, me gustaría darte tanto amor como para llenar tus días con una sonrisa cuando te despiertes cada mañana y darte cada noche una sensación de seguridad y calma para que entraras en tus sueños más bonitos donde puedas sentir que no hay preocupaciones, ni problemas, porque nos tenemos.

Y así un viaje entre sonrisas y sueños desde el día hasta la noche, alegría y paz, en cada universo que te encuentres, pasando por todas las palabras que puedan definir tu felicidad, conociendo tus pequeños gustos, viajando desde mi corazón al tuyo, desde mi mente a la tuya, desde mi cuerpo al tuyo y que quisieras volver una y otra vez, que fueramos en dos sentidos, tu hacia mi y yo hacia ti, sintiendo que no hay otra dirección que importe más que la de nuestro viaje hacia conectar nuestras esencias, mezclarlas, fundirlas, unirlas, hacerles el amor y volver a crear vida en cada sonrisa tuya al amanecer, en cada sensación de calma por la noche. Puede que me encuentre en un universo distinto al tuyo, pero estos textos son un puente que construyo para que te guíen a cambiar cuando quieras.

Me gustaría que pudieras disfrutar cada momento distinto, que pudieras sentir todo tu equilibrio a mi lado y que supieras que no he venido a desestabilizarlo, si no a asegurarlo, he venido a hacerte mas fuerte, porque tu me haces mas fuerte.

Y así en el camino de este día en el que espero tu sonrisa con paciencia, en esta dimensión de este universo donde me encuentro con tu ritmo de descanso, tengo esperanza, tengo ganas, tengo ilusión y fortalezas, para que algún día algún texto mío sea un palacio para ti donde puedas pasearte leyendo como la reina del lugar de las palabras dedicadas a tu belleza sin límites, a tu emoción sensible de pétalos de flor, a tu fuerza salvaje de luchar contra tus miedos, a tu alegría sacada de las estrellas más bonitas. Porque no solo eres una reina, eres el agua en el desierto, el oxígeno en el agua, y el diamante bajo presión que hace que se forme una persona tan increíblemente bonita como tu.

Porque eres mucho más de lo que puedo imaginar, y se que seguro eres hogar. Cuando quieras leerme espero que te sirva para construir, para abrir la puerta hacia la vida, para dejar que entre el brillo que quiero poner en tu mirada cuando me veas.

Este camino comienza con una pregunta, ¿quieres caminar a mi lado?, este camino puede que termine aquí sin respuesta, o puede que pueda avanzar hacia la siguiente pregunta. No tengo todas las respuestas del camino, solo se que contigo quiero descubrir las preguntas. Si quieres caminar a mi lado, quiero que sepas que no te soltaré la mano.