Publicado el Deja un comentario

Prueba otro día

Otro día pruebas a cambiar, a levantarte con ganas, con ánimos y… nada cambia, nada cambia el hecho del dolor, de la pérdida, de querer aislarse, parece que solo quiero encerrarme en mi pequeña ventana al mundo que es este blog.

Si la rutina es la misma, escuchar consejos, crear rutinas, trabajo, esfuerzo, voluntad, conciencia, conocer lo ya olvidado, volver al sitio para cerrar etapas. Volver con los miedos. Prueba otro día y otro día sin voluntad, sin movimiento, paralizado por el frío.

Pruebo a cambiar desde mis textos, terapia en la escritura, lo que no sé es cuánta carga soporto ya, cuánto me queda de aguante, supongo que muchas personas se preguntan lo mismo en diferentes situaciones y etapas de la vida. Todos llevamos nuestro aprendizaje, y el mío es cada vez más solitario, más introspectivo, cada vez en un mundo más negro donde te quieren pintar todas las ilusiones de colores. Prueba a cambiar otro día, otro segundo, otro minuto, ampliar perspectivas. A trazar un plan sin plan. Quiero improvisar las emociones en una medida que no me deje aislado.

Este texto lo dejé reposar un tiempo, para ver si algo cambiaba de verdad y solo estoy a mitad de camino de poder cambiar mi vida entera, o volver a un encierro de escritura y meditación. Ojalá pudiera sentir cómo se desarrollan estas ideas que materializo en otro corazón, que me entienda desde la superación del alma. Veo como transitan ideas inservibles en mi cabeza, veo el mismo miedo todos los días y yo aquí escribiendo como si me pudiera liberar, el mismo miedo de dejar de ser yo y evolucionar hacia la no forma, no norma, supongo que no soy nada normal, pero a estas alturas no importa.

Encierro de escritura y meditación, medicación e inspiración, con o sin razón, depresión en la emoción, deprisa, sin tiempo de arreglar mi situación, ni fuerza ni ganas, ni energía, en un estado estable donde tengo mi voz interior queriendo romper con todo y realizarse, enfrentarse, estar agradecido por todo lo que he conseguido aquí. Ya no sé si hablo desde la oscuridad que hay en la luz, o desde la luz que hay en la oscuridad.

Cambio de perspectiva, de enfoque, de habitación, pensando fuera de la caja, pensando en elevar mi vibración hasta la fuente del arte disruptivo. Oasis otra vez en mis tres cerebros, desiertos llenos de gente vacía que no entienden, bosques de impulsos, océanos de oscuridad, mientras sigo queriendo ser ese aire que te renueve la energía. Decirte que ya nada es igual, cansado de ver que el motor del mundo es la culpa.

Prueba otro día, cuando tus ojos me vean desde el corazón en un ahora, sin pasado, sin futuro, solo en un momento. Aquí es dónde salgo hacia un mundo mejor, aquí es dónde arreglo mi interior, aquí es dónde estoy libre en un encierro no sé si voluntario, levantándome tras la caída, andando hacia un lugar desconocido, a otra persona desconocida, pero conociéndome más a mi mismo. Habitando ideas, pongo a trabajar a mi mente otra vez más, después de otro duro golpe, de otro rechazo, de otra no atención, cada vez más al margen de la sociedad, en la deidad que habito, respetándome mis tiempos de silencio y soledad, casi buscando el silencio de cada ruido, de cada palabra, de cada reflejo, de cada onda, de cada vibración, ahí es dónde me encuentro con mi ser. Me seguiré conociendo hasta que me reconozcas o me olvides.

Y qué más da el resto, el conjunto, si el conjunto soy yo y me extraigo fuera de la ecuación para ser otra variable desconocida, otra incógnita a resolver. Si la ecuación a resolver es el amor para que sea el motor del mundo y del universo diría que estoy observándola en un equilibrio inicial de reposo que va a la velocidad de la luz y por eso no nos alcanzamos a resolverla. Pero sí sé que el amor es tu compañía.

Todo el esfuerzo y las ganas pueden disolverse en una solución concentrada de una sonrisa parcial de miradas, esquiva y oculta en armónicos que no nos dejan parar un minuto a resolver la ecuación. Siendo la solución tan fácil como compartir, ideas, proyectos, emociones, soluciones, apoyos, ánimos y una chimenea con un fuego que cambie las realidades por nosotros, para poder seguir compartiendo un poco de calidez humana, crepitando, para luego ser cenizas y renacer en la tierra.

En un minuto te resolvería la ecuación del amor como fuerza universal si consiguieras parar a leerme y compartieras conmigo el dolor, la pérdida, la frustración y el enfado. Y así, observando el equilibrio entre lo bueno y lo malo ojalá compartir un mundo más bonito a tu lado, viendo desde fuera todo el espectro de la luz y la oscuridad podrías comprender por qué me duele el alma y sé que sólo compartiendo puedo curarme, que cada persona es un maestro de nuestros reflejos, y cada reflejo es una prueba, por esto quiero compartir mi presente.

Prueba otro día a compartir mi presente, donde te quedes, donde me acompañes, donde me llames y me digas voy ahora, estoy aquí. En este viaje que es la vida, donde solo quiero coger una carretera que me lleve al sol, a la velocidad de la luz llego entre siete u ocho minutos y ahí estaré iluminándote tu camino, en todo tu presente.

Probaré otro día, otro viaje, otro camino, en cada reflejo, en todo el espectro, salgo de las sombras otro día, me muevo en distintos colores, con olor a recuerdos bonitos, con la visión de un nuevo mundo, un nuevo mundo donde no nos hacemos daño y elegimos ser libres en cada paso.

Pruebo otro día a ser, con la responsabilidad de hacerte sonreír cuando me vuelvas a ver.

Publicado el Deja un comentario

Tormenta

Casi todo el mundo quiere otro cuerpo en el que refugiarse, en el que compartir su soledad, pero yo quiero una tormenta que te haga reconocerme, una tormenta en la que me llames y vengas a verme para calmar todas tus emociones con solo mi presencia, como hago cuando calmo la atmósfera y que el cielo llore todo tu dolor y sufrimiento, que los rayos suelten toda tu rabia e ira del pasado, que las nubes negras no te dejen ver el Sol y veas mi luz.

Esta pasada primavera estaba lloviendo maná y no sé si se la gente se dio cuenta pero quiero pensar que fue parte de mi renacer. Ahora hay un volcán cerca que me da la razón y explota y suelta todo el fuego que he guardado durante tantos años porque no puede aguantar más este sin sentido de vida en el que sufrimos por no poder expresar, porque no puedo explicarte todo lo que la naturaleza, el cosmos, la relatividad, y la herencia de mis antepasados han sufrido para que podamos encontrarnos en esta vida al mismo tiempo, en este espacio que nos separa, en esta espera que dice que me tengo que alegrar por ti y seguir mi camino de vida sin ti.

Ojalá llegue un día esa tormenta que te haga venir hacia mi y nos curemos, nos iluminemos, descansemos, y dejemos que la lluvia haga su trabajo de limpiar todo lo que no sirve. Quizás ese día no puede llegar en esta vida, pero aún así te buscaré en la siguiente y en la siguiente y en las que haga falta, hasta que reconozcas que nuestras almas están unidas y han venido a curarse y a arreglarse todos los daños de generaciones pasadas.

Si por mí fuera no perdería ni un solo segundo de conversaciones contigo, de silencios contigo, de compañía contigo. Y no, no puedo seguir con mi vida sin tu reconocimiento, sin tu crítica, sin tu opinión libre, sintiendo que no nos podemos acercar, calmar, hablar, sentir, fluir, vivir. Si tu elección es dejarme de lado, rechazarme, ignorarme, al menos dímelo, dime que soy solo un enfermo más para ti y que estoy equivocado y que todo lo que hemos vivido no importa.

Dime que tengo la culpa de enamorarme, que estoy perdido, dime que no tengo vida, porque tu te quieres ir de la mía.

Si solo me vas a dejar en este vacío otro día más… Esperaré a que llegue la tormenta y rompa por fuera y por dentro todas mis palabras, todos mis sentimientos, al igual que se rompen cada día, en cada noche eterna sin sentirte a mi lado. Dime que estoy condenado, anclado al pasado, que no hay conexión, solo rechazo y vacío y del rechazo y vacío volveré, volveré para verte con mi vida nueva. Con todo mi trabajo emocional aquí para ti.

Llegué con la lluvia a este mundo, y no sé si tengo que llorar todo lo que llovió ese día para curarme.

Quizás después de tanta muerte y tanta pandemia te des cuenta que al igual que das vida, la vida se va y hoy es otro día en el que la vida se va. Y mi vida se va otro día por el vacío, la soledad y la tristeza de tener a todo el mundo en mi contra solo por lo que soy capaz de sentir.

Sentir, ser y liberarse ese debería ser el camino de la vida. Si quieres sentir, recuérdame en cada tormenta, si quieres ser, acompáñame a leer a todo este trabajo emocional de tres años, si quieres liberarte ven cuando tu naturaleza te haga ver que somos almas gemelas, porque yo lo llevo viendo toda mi vida y aun así me alegro de todos tus logros. Ojalá pudieras ver que has sido mi veneno y mi curación desde lo mas profundo de mi espíritu.

Esperaré a la tormenta, solo para calmarte con mi presencia, mi amor incondicional y por esto te digo que con mis textos no dejo que se me escape mucho tiempo sin escribirte. Porque dejo la constancia y la disciplina del amor libre. Sin apegos, sin dependencia, con escucha, atención.

Quizás después de esto no te vuelva a ver, pero me recordarás en cada gota de lluvia, esperando la tormenta en la que quieras aparecer.

Y todos los relámpagos sabrán que ilumino tu cielo más oscuro. Besos

Publicado el Deja un comentario

Hoja caída

Otro día, otra sensación de miedo, mismo encierro, encierro en mi escritura, otra repetición. Y así te encuentras en el mismo sitio con el miedo de avanzar repitiendo lo mismo, otra rutina que no sirve, mientras que solo quiero dejar de pensar, nuevas noticias, dolores, nostalgia. Con el miedo a repetir la historia de una década, sumándole menos libertad, más entretenimiento, entre tiempos que avanzan la llegada del frío.

Citando a RYOTA : Mata haru no/Kuru to mo mie nu/Ochiba Kana. «La hoja caída no indica que la primavera vaya a volver».

Y yo me pregunto: ¿ Solo soy otra hoja caída?. ¿Puedo seguir a la diosa Amaterasu siguiendo esas hojas caídas y ver cómo todo mi pasado arde?. ¿Puedo saludar al Sol para decirle mientras se esconde entre nubes que aún me queda algo de fuerza, algo de libertad, algo de movimiento? O me tengo que seguir quedando con el mismo miedo de repetir lo mismo y ser solo otra hoja caída. No sé en que dimensión me muevo, en uno de mis textos antiguos dice que estoy atrapado en el universo 43, y ya ni siquiera sé cómo es este universo, pensé que lo pude comprimir dentro de mi ser, expandirlo y liberarlo y solo veo las mismas rutinas y los mismos miedos.

Así que lucho desde mi pequeño espacio, cuando ya no sirve gritar para pedir ayuda, cuando ya no sirve meditar para que te respeten tu propia espiritualidad. Desde mi propia creación de la desesperación, el aislamiento no sé si elegido o impuesto. No sabemos cuánto tiempo nos queda y nos perdemos en papeles y pantallas. Y nos perdemos la vida en nostalgias y miedos, conspiraciones y noticias falsas, criticando.

Será mejor que siga mirando dentro de mí a ver si todo el Sol que me ha iluminado en esta vida sigue guardando luz para mi, para iluminarte a ti y ver que podemos romper los miedos y las rutinas, salir del universo 43, llegar a una utopía en cada micromensaje que pueda liberarnos, liberar mi ser desde un rayo de luz para viajar por un camino nuevo donde pueda volver a ver tu sonrisa, tu verano, tu primavera. Me pierdo en tus estaciones y no miro el reloj, ya solo veo mi Norte en mi Sur y mi Sur en mi Norte, quizás por eso puedo cambiar tu perspectiva, quizás por eso ya no me quieres entender.

Solo me gustaría salir de esta química que hace que no funcionen mis relaciones. Dejé atrás un conejo blanco, un conejo verde, solo espero que guarden mis figuras para poder crear mi vida sin juicios y sin miedos. Los lobos también los regalé, y así es mi arte de Origami. Cada figura que fabrico espero que pueda proteger a los que me cuidaron en mi soledad compartida.

Imaginé que era de cartón, a todo el mundo le sirvo pero solo me desechan, aunque alguien de vez en cuando quiera venir a reciclarme, imaginé que era de cartón, inmune a las balas, dando cama a los mendigos y juguetes a los gatos, solo saben quemarme para destruirme pero estoy en todo el mundo. Espero que cuides el cartón porque contengo tantas cosas que me pierdo en mi mundo interior, viajo a tantos lugares que por eso no me puedo mover y mi precio será desconocido. No se valora el paquete, pero vuelvo a la vida, y cuando ya no quede nada en este mundo, seguro que te puedes encontrar un pedazo de mi. En una hoja caída.

Guardo mis momentos, solo dime cuando quieres aparecer y hacemos mudanza. Nos cambiamos de nombre, pasamos el mono de las medicinas y nos cuidamos en la naturaleza, donde el sonido del silencio cura, donde el vacío de la inspiración llena, donde solo lleguen ondas que quieran ayudarnos. Nada pudo pasar de otra manera, y ojalá que quizás en otra vida me entiendas. O me cuides, porque no sé cuánto tiempo me queda de nostalgia, de miedos, de preocupaciones, y de ver la vida pasar, esperando, sintiendo que algo puede cambiar con un simple hola de una onda sin retorno, como las que lanzo yo aquí. No sé en en qué estado mental estoy vibrando, pero seguro que resuena hasta los corazones rotos, las mentes rotas y los espíritus rotos. Búscame en ese rayo de luz que guardo desde hace unos años, quizás ahí veas mi corazón, dentro y fuera de mi, pulido, reconstruido y con algún que otro parche más de otra ruptura. En una hoja caída.

Publicado el Deja un comentario

Espíritus

Estoy entre conversaciones con el dios del sol y el de la muerte, así que me da por pensar que lo que importa es mi presente, donde respiro vida, donde viene la inspiración que para la mente y brota de mi estrella en mi corazón, espero poder despertar a seres de luz con mi estrella, espero que entendáis que somos luz, paramos el daño que otro no puede arreglar. Tengo las pirámides en mis manos, escuchando a la naturaleza en cada yema de mis dedos, sintiendo que puedo iluminarte en mi imaginación donde eres libre, dulce y natural a mi lado. Te espero sin esperar nada para fundir nuestros espíritus. Cuando suene el universo en tu corazón, sabrás que he sido yo, desde mi otro nuevo renacer, desde otra vez que mi vida puede volver y aguantar la puñalada, el disparo, los cortes, desde mi otra vida nueva en la que brillo cuando reflejo el sol de mi ser y descanso con la luna cuidándome los espíritus.

Publicado el 9 comentarios

Esencia

En la Luna lucirán lunáticos alucinando, en el Sol solo quedará soledad, en la Tierra enterraremos los sentimientos esperando a que alguna parte de nosotros no muera del todo y así nuestro cuerpo dejará a nuestra mente y a nuestro corazón la esencia en un plano invisible para nuestros sentidos, para que esa esencia no se pierda diremos que vivimos en otras personas hasta que se pierda tras el paso de varias generaciones, supongo que por eso escribo, te escribo, para no perderme del todo, para que me encuentren la esencia en cada palabra, como se sintetiza el oxígeno, como la presión crea el diamante, como que en este pulso quiero hacerme más longevo de lo que mi vida me permita sin aires de grandeza, con palabras. Porque me gustaría darte vida, compartir la mía, porque me gustaría llegar a tus sentidos para quedarme.

De mi esencia se puede decir que fui valiente, valiente al compartir, paciente junto con otras muchas más cualidades y te hablo para que puedas conocer aspectos que yo descubro al escribir, que los tengo enterrados en lo profundo de mi ser, porque parece que somos capas de personas, de relaciones, de vivencias, de momentos, de experiencias, de lecturas, de rutinas, de trabajo, arte, somos capas de soledad compartida y yo en estos textos parece que me quito una capa y me pongo otra, creando un nuevo ser como si esculpiera vida para que solo quede esencia y puedas reconocerla, porque me parece que todavía no conoces toda mi esencia y eso hace que te note distante en tu vida, solo somos soledad compartida en momentos en los que somos capaces de quitarnos las capas y quedarnos a solas en un abrazo, a ti, que no he podido darte todos los que he querido, a ti que somos capaces de entendernos en miradas, intuyo, escribo, comparto, creo y dejo que disfrutes un momento donde te puedo decir que te quiero acompañar y hacerte sentir arropada, cuidada, protegida, cuando todo falla, cuando todo es rutina y duda, cuando todo parece que va a una velocidad que no corresponde con la velocidad de la vida.

Los pequeños detalles cuentan y te regalo pequeños esfuerzos al dejarme capas y crear capas, al aislarme y salir al mundo para que me lean cuando no quiero que se pierda la confianza, cuando trabajo tanto mis emociones para que entiendas que estoy seguro de lo que siento porque lo siento en cada día que pasa. Me encuentro distinto en el mismo sitio a una velocidad diferente de la del resto de la gente, enfrentándome a mi mente, solo por compartir y crear algo que esté fuera de los límites de la imaginación, para hacerte sentir una esencia libre de ruidos, libre de tiempos pasados, de capas. Estoy aquí para dedicarme a ti, porque sin ti no sería yo, la relación que podamos crear la vas a elegir tu y yo estoy aquí para mostrarte un camino, de superación, de cuidados, de lucha constante entre palabras e ideas, para que medites leyendo.

Estoy aquí para pedirte calma, encuéntrame en tus sueños, en tu descanso, encuéntrame en momentos divertidos, al respirar, creando, compartiendo mi soledad contigo para vivir un poco mejor de lo que me deje la vida. Puedes conocer mi esencia cuando quieras compartir tu soledad conmigo, que yo estaré ahi para ayudarte en la medida que pueda escuchándote sin que nos moleste los ruidos, ni las capas, ni el pasado, a solas con la Luna, el Sol, aquí en la Tierra, para hacernos eternos en un momento que quizás se pase en un microsegundo, en un segundo, en un minuto, en una noche o en un día, pero se que si pudiéramos compartir nuestras esencias podríamos enfrentarnos a cualquier momento en esta vida, porque la eternidad sería muy aburrida sin ti, así que mientras me lees espero que puedas descubrir un mundo nuevo de emociones en tu interior y que sepas en esta distancia que nos separa, en estos tiempos que nos separan, que solo soy una gota en este océano de gente, que puedo ser cenizas y que puedo ser un fénix, puedo ser un mito, que razono cada día un poco más, un solitario que contigo estaría y sería más feliz, que la felicidad está en tu mirada, en tu compañía y tu tiempo, en tus gestos y caricias, porque así comparto mi soledad. Espero que puedas sentir mi esencia y ver que no tengo otra cosa para ofrecerte, pero pienso que eso es suficiente, que así se debería ver la gente, en esencias, así nos olvidaríamos de odiar, de problemas, de violencia, de ignorancia, de juicios sin sentido, pero para eso hace falta algo más que los sentidos, para eso hace falta perder la razón y volver a construirla, hundirse y volver a flotar, caer y levantarse, pero creo que no todo el mundo está preparado para tanta caída.

Soy mucho más de lo que te puedo expresar, no estoy en el tiempo y la distancia que nos separa, estoy en un puente que construyo hacia tu corazón con cada palabra con cada momento que quieres compartir conmigo, no estoy en el tiempo y la distancia que nos separa, estoy en tu emoción, en tu sentimiento, en tu atención, en tu momento y quiero ser feliz a tu lado haciéndote feliz. Si puedes sentir una gota, puedo iluminar tu corazón. Si puedes sentir una gota, puedo calmarte la ansiedad, la frustración, el odio y el pasado. Si puedes sentir una gota, quiero escribirte toda mi vida para que sepas que no me voy a ir, no soy de los que abandona tan fácilmente y pienso que ya lo sabes, si puedes llorar una gota de tristeza, puedes salir adelante sin hacerte daño, si puedes llorar una gota de felicidad, puedo cuidarte solo con mis palabras. Si puedes sentir otra gota es porque no me quiero ir de tu vida. No se cuantas gotas has dejado caer en mis textos, pero mi esencia está ahí, en tu felicidad. Si puedes sentir una gota, estoy en el Sol en la Luna y en la Tierra.

Publicado el Deja un comentario

Nube

Ahora que todo está en la nube, me gustaría unificar nuestros cielos.

Ahora que todo es virtual, me gustaría sentir el sol a tu lado.

Ahora que todo es separación, me gustaría que nos uniéramos en palabras.

Si todo está en la nube virtual de separación, nos esperan palabras en compañía bajo los cielos, mientras nos esperen estas palabras, esperaré con toda la esperanza que pueda brillar en la oscuridad, esperaré nuestro cielo en construcción, en el que cada nube virtual que nos separa será una emoción cariñosa y alegre cuando te vea, una sonrisa real en la que ninguna mascarilla podrá taparla, un abrazo de contagio de amor puro, un hola de no hace falta que digas nada porque tu compañía sola merece toda la paz del mundo y ¿sabes una cosa?, quiero dártela en mi mirada cada vez que me encuentre con tu ser.

Publicado el 8 comentarios

¿Cuántas?

¿Cuántas lunas he perdido las caricias a tu piel?

¿cuántas estrellas se han apagado por no darte un abrazo?

¿cuántos amaneceres he de estar lejos de tus labios?

¿cuánta lluvia ha de caer en tus ojos para que puedas valorar mi compañía?

¿cuántas noches voy a dormir sin sentir tu cuerpo a mi lado?

¿cuántas galaxias se van a romper sin que pueda sentir tu olor?

¿cuántas horas me quedan hasta tu próxima sonrisa?

¿cuánto aire ha de hacer para que sepas que si tu no respiras yo tampoco?

¿cuánta tierra he de pisar para que camines a mi lado?

¿cuánto he de nadar para llegar a tu orilla salvando los océanos que nos separan?

¿cuánto sol ha de iluminar para que veas mi luz?

¿cuánto queda para vernos? No lo se.

Pero se que sigo esperando a que la luna, el sol, el aire, la tierra, las galaxias, el agua, las estrellas, la lluvia, los amaneceres y las noches me den el permiso de sentirte a mi lado.