Publicado el Deja un comentario

Tormenta

Casi todo el mundo quiere otro cuerpo en el que refugiarse, en el que compartir su soledad, pero yo quiero una tormenta que te haga reconocerme, una tormenta en la que me llames y vengas a verme para calmar todas tus emociones con solo mi presencia, como hago cuando calmo la atmósfera y que el cielo llore todo tu dolor y sufrimiento, que los rayos suelten toda tu rabia e ira del pasado, que las nubes negras no te dejen ver el Sol y veas mi luz.

Esta pasada primavera estaba lloviendo maná y no sé si se la gente se dio cuenta pero quiero pensar que fue parte de mi renacer. Ahora hay un volcán cerca que me da la razón y explota y suelta todo el fuego que he guardado durante tantos años porque no puede aguantar más este sin sentido de vida en el que sufrimos por no poder expresar, porque no puedo explicarte todo lo que la naturaleza, el cosmos, la relatividad, y la herencia de mis antepasados han sufrido para que podamos encontrarnos en esta vida al mismo tiempo, en este espacio que nos separa, en esta espera que dice que me tengo que alegrar por ti y seguir mi camino de vida sin ti.

Ojalá llegue un día esa tormenta que te haga venir hacia mi y nos curemos, nos iluminemos, descansemos, y dejemos que la lluvia haga su trabajo de limpiar todo lo que no sirve. Quizás ese día no puede llegar en esta vida, pero aún así te buscaré en la siguiente y en la siguiente y en las que haga falta, hasta que reconozcas que nuestras almas están unidas y han venido a curarse y a arreglarse todos los daños de generaciones pasadas.

Si por mí fuera no perdería ni un solo segundo de conversaciones contigo, de silencios contigo, de compañía contigo. Y no, no puedo seguir con mi vida sin tu reconocimiento, sin tu crítica, sin tu opinión libre, sintiendo que no nos podemos acercar, calmar, hablar, sentir, fluir, vivir. Si tu elección es dejarme de lado, rechazarme, ignorarme, al menos dímelo, dime que soy solo un enfermo más para ti y que estoy equivocado y que todo lo que hemos vivido no importa.

Dime que tengo la culpa de enamorarme, que estoy perdido, dime que no tengo vida, porque tu te quieres ir de la mía.

Si solo me vas a dejar en este vacío otro día más… Esperaré a que llegue la tormenta y rompa por fuera y por dentro todas mis palabras, todos mis sentimientos, al igual que se rompen cada día, en cada noche eterna sin sentirte a mi lado. Dime que estoy condenado, anclado al pasado, que no hay conexión, solo rechazo y vacío y del rechazo y vacío volveré, volveré para verte con mi vida nueva. Con todo mi trabajo emocional aquí para ti.

Llegué con la lluvia a este mundo, y no sé si tengo que llorar todo lo que llovió ese día para curarme.

Quizás después de tanta muerte y tanta pandemia te des cuenta que al igual que das vida, la vida se va y hoy es otro día en el que la vida se va. Y mi vida se va otro día por el vacío, la soledad y la tristeza de tener a todo el mundo en mi contra solo por lo que soy capaz de sentir.

Sentir, ser y liberarse ese debería ser el camino de la vida. Si quieres sentir, recuérdame en cada tormenta, si quieres ser, acompáñame a leer a todo este trabajo emocional de tres años, si quieres liberarte ven cuando tu naturaleza te haga ver que somos almas gemelas, porque yo lo llevo viendo toda mi vida y aun así me alegro de todos tus logros. Ojalá pudieras ver que has sido mi veneno y mi curación desde lo mas profundo de mi espíritu.

Esperaré a la tormenta, solo para calmarte con mi presencia, mi amor incondicional y por esto te digo que con mis textos no dejo que se me escape mucho tiempo sin escribirte. Porque dejo la constancia y la disciplina del amor libre. Sin apegos, sin dependencia, con escucha, atención.

Quizás después de esto no te vuelva a ver, pero me recordarás en cada gota de lluvia, esperando la tormenta en la que quieras aparecer.

Y todos los relámpagos sabrán que ilumino tu cielo más oscuro. Besos

Publicado el 2 comentarios

Traslados

Casi vacío me lleno de equilibrio mental, espiritual, energético, con la presión exacta en la atmósfera, casi parece magia. Con esta magia me quedo, en cada respiración, en cada paso, paseo, me siento e intento que te llegue a ti también. Calma emocional, pensamientos controlados, sensación de poder disfrutar en cada movimiento de mi mano cuando sostengo la taza de café, cuando enciendo el mechero, cuando miro al mismo sitio viendo lo diferente que soy.

Quiero trasladar toda esta magia a la escritura, este estado de bienestar en el vacío que llena e impregna cada acción, todo se calma y se relaja, todo se para y observo el movimiento como la fluidez del viento, del agua, del fuego y de la tierra en cada cambio. Mantengo a mi mente estable en el infinito de variables cambiantes a cada momento, en cada presente. Sin perseguir el ahora, solo teniendo la sensación que invade fluidez y equilibrio entre ahora y tiempo, entre ahora y espacio. Desde esta dimensión me relajo, observo mi cuerpo desde fuera de mi ser y a la vez lo siento. Me gustaría que pudieras sentir la magia de esta dimensión, de esta frecuencia, de esta vibración que estoy haciendo mía y quiero compartir, porque sé que no es mía solamente. Quisiera que fueras capaz de dejar de pensar en los sentidos y solo percibir, dejar de ser consciente y a la vez estar alerta, despierta en un momento que se puede mantener y que aparece de la nada, cuando has perdido tu mente, tu corazón, tu orgullo, tu espíritu y aparece esta sensación para llenarte y llevarte a un estado de consciencia fuera de la dualidad, observando que se funde el interior con el exterior. Donde ocurre la magia de la paz mental, espiritual, donde ocurre la armonía de ser una vibración de protección y de bienestar. Y así lo consigo cuando siento el sol, el viento, hasta el asfalto es solo una capa de musgo. Entre raíces que palpitan, por el mismo camino por el cual nada parece nuevo salvo el presente y su sensación mágica y poderosa. Pasan las vidas, pasan las palabras, mientras el silencio sigue enseñándome, busco los huecos entre las vidas y las palabras.

En cada hueco cabe un poco de luz desde mi sonrisa, para que sientas que quiero acompañar tu realidad con paciencia y calidez. Mágico es encontrarse meditando en cada acción, donde sentirse nada te hace ser consciente de que tienes todo. Ojalá pudieras sentir esta vibración al estar conmigo, ver que no hay prisa, no hay críticas, no hay quejas, te escucho.

Desde esta dimensión me reconozco como un ser de luz, en la que mantengo mi paz mental y la disfruto, cuando solo espero compartirla en miradas, saludos, sonrisas, te escucho porque sé que al escucharte parte de tu dolor viene dentro de mí y aquí lo convierto en escritura, para que puedan calmarte estas palabras.

Sé que no son tiempos fáciles, por esto quiero darte un respiro, que sientas mi alivio y puedas encontrar la magia en el simple momento de la existencia, cuando ser nada atrae todo. Espero que sepas manejar este poder y poder mantener el equilibrio en las ondas que van y vienen, en las que se van y no vuelven, en las que tienen eco, en las que nos cambian nuestra manera de pensar. Dicen que el universo tiende al caos, pero yo pienso que está unido por amor, en constante expansión, como plantar una semilla y esperar. Y sí, ahora soy esa semilla en el universo que crece y se expande hasta que mi amor te llegue, para que sientas esta unión mágica en constante expansión hacia unos sentimientos y sensaciones de equilibrio y calma. Sin esperar que te llegue, quizás toque tu corazón, desde el simple plano de mi existencia, donde trabajo mis emociones para ti.

Voy a trasladar la magia de mis sensaciones a tu lectura, para que te cures, sientas, disfrutes y puedas hacer brillar tu luz.

Publicado el 7 comentarios

¿Un café?

Medito sobre la nada, me encuentro vacío en el vacío, nada que ser, imaginar, pensar, sentir, nada. En silencio, en desiertos de soledades, en cielos de ausencias, en horizontes de rechazo, solo, siendo nada empecé a escribir cómo si pudiera llegar a ser, a no estar sujeto, a salir de las sombras del subconsciente, a romper los impulsos de los instintos, a encontrarme con el vacío, el silencio y la nada en mi ser. Para escucharme, para escucharte. Desde la vida que parpadea, desde los segundos que parpadean, desde la palabra en blanco que parpadea para ser escrita.

Un momento que se repite es difícil de encontrar, siempre me encuentro una palabra nueva para llamar a esta quinta dimensión, frecuencia tal vez. En ese momento que se repite me encuentro lleno de nada, rodeado de la energía del vacío y del silencio y es curioso que me llene la nada más que cualquier otro momento. Por esto traigo una respiración en un pulso, dejado a su destino no escrito, dejado en el equilibrio que encuentro entre soledades compartidas y desiertos de soledades. Si me preguntaras dónde me encuentro, te diría que fuera de los recuerdos y la imaginación, me encuentro en el momento en el que me gusta aparecer desde la nada, desde el vacío, desde el silencio y la ausencia. Me encuentro en el momento en el que respiro y parece que es otro parpadeo, entre el aire y mis pulmones.

En otro parpadeo estoy sintiendo tu ser en la distancia, como si fueras a entender todas mis palabras algún día que quieras leerme. Mientras tanto sigo sumando pulsos de silencio, donde el metrónomo suena como una onda sin retorno. Y así parece que hablo con la gente, con ondas sin retorno, no importa que deje mi ser en tu corazón, ni que llegue a ti con una sonrisa, ni que cuide los detalles de mis gestos, ni que los descuide, ni que mi ser conquiste otro día como una batalla en la que solo pensarte me da las fuerzas para seguir. Parece que no importa que toda esta creación se mantenga como un ser viviente que viaja de persona a persona haciendo sentir.

En otro parpadeo vuelvo. En otra espera de no esperar nada encuentro vacío, silencio, pero ahora me encuentro a gusto.

Y así, no sé si me fui yo, o te fuiste tú, no sé si quisiste estar o solo fue que nuestros destinos coincidieron para ponerse de acuerdo en la ausencia. No sé si te sirvo, o sólo soy un alma vieja pasajera que se encuentra a personas de ida y vuelta, cada uno con su billete de llegada y de salida. Pero la verdad es que esta frecuencia la alcanzo solo, aunque a veces haya logrado compartirla, espero que tu la encuentres y te sientas llena de vida entre tanto silencio y ausencia.

Mi vida va a otro ritmo, al ritmo del café que se toma para desconectar, mientras que para la mayoría la desconexión es pasajera para volver a la rutina. Mi vida va a otro ritmo, escribo para poner al día mis emociones.

Problemas, prioridades, preocupaciones, todos en la misma rueda, mientras observo desde mi interior que hay muchas ruedas, mucha gente que empuja, mucha gente que para y no tanta gente que observa.

Ahora construyo desde el rayo de luz en el recuerdo, desde la atmósfera de equilibrio en el recuerdo, desde la inspiración. Me veo en otro viaje de palabras. Me veo en un nivel de pensamiento que está fuera de la polarización de las ideas, un pensamiento que acepta, cambia, se renueva en cada palabra que avanza.

Quería decirte, si llegas a leerme, que estoy bien, meditando sobre la nada, si quieres contestar, dime si tienes ya el billete de salida de mi vida, o espero a que te quieras quedar descubriendo una nueva rueda que observa como desconectar con el café.

Publicado el 4 comentarios

humo y café

Entre vacíos y silencios, entre humo y café, con la parálisis de mi vida en la mesa donde voy al levantarme, donde como, donde ceno, entre silencios y vacíos, buscando un estado mental de paz interior al que a veces consigo llegar, lo acumulo, lo guardo, lo libero, con el tic tac circular sumando otro momento de abstracción donde poder escribir mi alma para traerla en los pedazos que dejé en almas más perdidas que la mía y así, de texto en texto, de pedazo en pedazo, encuentro pequeños momentos que me llenan de estabilidad y tranquilidad para poder trasmitírtela cuando estoy contigo, cuando te escucho, cuando haces una pausa y te respondo que todo puede salir bien. En estos pequeños momentos acumulados de paz me encuentro con demasiadas distracciones y es que el presente va a la velocidad de la luz, con infinidad de cosas y variables aconteciendo en cada mínimo instante, dentro y fuera de mi. Pero aun así, me conecto con la luz del Sol y su buena calidez para ajustarme a la frecuencia en la que mi mente se queda llena de vacío y de silencio aunque haya ruido, aunque todo pase tan deprisa, en estos momentos conecto y me manifiesto, porque parece que puedo molestar a alguien si encuentro mi alma perdida, parece que puedo molestar a alguien cuando pienso que he mejorado, que ya no cuento tanto mis penas, que cuento mis pequeños logros y pienso que es algo justo que pueda compartirlos contigo, porque el constante cambio me deja compartir mi soledad mientras me averiguo a ser rompiendo mitos, maldiciones, tiempos pasados y vidas eternas, para poder hablar contigo otra vez, y que veas que todas las almas perdidas me han conectado a ti, que me he enfrentado a mi mismo cada día y ahora no sumo derrotas ni bajones aunque aparezcan, los dejo fluir y los convierto en algo bonito como vacíos y silencios donde encuentro mi paz interior en el estado cercano de mi mente vacía de preocupaciones, donde atraigo y actúo para hacerte feliz con algo tan pequeño y de tan poco alcance como pueden ser mis palabras…
Pero si todo vibra ojalá que resuene este texto en tu cabeza para que sepas valorar que en la soledad me hago más fuerte cada día, en cada decepción, en cada vacío y en cada silencio me hago más fuerte, mas sabio, mas inspirado, mas fluido, mas tranquilo, porque ya no me hace falta hablar para compartir mi soledad.
En cada vacío y en cada silencio me inspiro y me recargo de energía para que te llegue a ti transformada con la mejor de las vibraciones, para poder enamorar a tu mente, donde dejes de considerarme como algo que hace daño, peligroso o inútil, para que me consideres como a ese ser que despierta en cada sufrimiento entre humo y café, cada pedazo de mi alma que he perdido pienso que ha ayudado a alguien a ver un poco la luz, aunque fuera por un sutil y corto momento.
Cuando pienses que no tengo nada que ofrecer piensa que puedo cambiar mi pequeño mundo y revolucionarlo desde un simple texto, cuando parece que nada fluye y me estanco, me pongo a escribir, porque es donde libero a mi ser, mi ser que encuentra su espiritualidad entre vacío y silencio, entre humo y café, en constante cambio, hacia algo mejor, hacia algo mas consciente y preparado, donde encuentro mi luz interior conectándose con la luz del sol, con el aire, con la lluvia, con la temperatura, con la presión, con los campos electromagnéticos que nos rodean, es ahora donde puedo cambiar y he cambiado, donde puedo mejorar y he mejorado, donde me encuentro en cada palabra que escribo como si no fuera la ultima, porque ya he roto tantas cosas, que me da por dejar escrito el arreglo, para cuando tengas tiempo y me quieras leer, porque en este pequeño infinito de posibilidades en el que podría quedarme zombie, solo, aislado, preocupado, dañado o derrotado me da por salir al mundo con toda la fuerza de mis vacíos y mis silencios para dar luz, para brillar en cada palabra desde la seguridad y la fuerza de mi mente consciente que se arregla y cambia mientras vive los cambios de frecuencia en los que mi espíritu se acomoda para darte a ti un poco mas de comprensión, un poco más de alegría, un poco más de compañía, desde la distancia, desde las miradas a distancia, desde las palabras a distancia, desde donde rompo cualquier distancia que nos separe en este texto, así, con toda la nada acumulada. Porque me queda mucho por hacer, pero solo quiero verte sonreír todos los días.

En este hilo, en esta capa, en esta hebra, en estas palabras voy fundiéndome, voy encontrándome, voy a seguir, y pienso que podemos avanzar, desde otro vacío, desde otro silencio, desde otro café.

Publicado el Deja un comentario

Mito

Escribo para salir del mito de mi vida, hay mucha gente que no sabe que su vida es un mito y hay mucha gente que lo sabe y que no sabe salir de él, escribo para vencer a Cronos, Kairos y Aión, escribo para que este instante sea perfecto y pueda vencer mi mito, en mi vida he sido el que todo lo puede, el que no vale para nada y aquí sigo luchando, donde rompo el círculo, donde aprovecho el momento, donde no acumulo nada, solo soy este vacío que esta lleno de vida en soledad, también rompo mi soledad contigo, yo interiormente estoy creciendo descubriendo mitos, rompiendo con la eternidad y lo efímero, rompiendo lo que se repite y se estanca, avanzo otro milímetro, avanzo otra palabra, hacia la plenitud del vacío, hacia ese lugar al que ya no voy a volver y solo existe en mi recuerdo traído al presente, para desecharlo, o para encariñarme con el, no lo se, depende del recuerdo.

Esta vida que me avanza cuando empiezo a darme cuenta que está el bien, está el mal y está el que está decidiendo todo ese bien y mal por mi, quiero pensar que sigo siendo libre y en mi pequeño margen de movimiento puedo llegar a tu corazón para mejorarlo, para que no cometas mis errores, para que estes lleno de luz mientras te escribo desde la oscuridad en la que desafío a los dioses, en la que quiero romper mi mito, salir de él, transformarlo y cuidar y proteger todo lo bueno que siento, pienso y tengo. Y te tengo en mi corazón porque quiero que te des cuenta que no soy lo que me han impuesto, ni lo que he sido, ni lo que creen que soy, soy un ser que se averigua a ser, que consigue cambiar su vida con estos pequeños textos en los que mi amor que es lo mas grande que tengo he conseguido dedicártelo quizás algunas veces mejor que otras, quizás otras veces no tanto, pero desde que tengo la perspectiva de quererte y cuidarme todo va mucho mejor, asi que con esto quizas tengas en cuenta que observo, empujo, me paro, siento, disfruto, creo, pienso, vivo, salgo del tiempo y me quedo en tu mente, salgo de mi y me quedo en tu momento, porque yo en este momento imagino que tu abrazo es el mejor acontecimiento del mundo y ahi me quedo.

Rompiendo mitos y recuerdos, dioses y tiempos, círculos eternos, donde me escapo de mi y llego a ser ese que te dice, no se que vendrá, pero quiero que vengas tu conmigo y en este amor podamos salvarnos de todas las ideas que nos deseen mal, de todas las envidias, la tristeza y el dolor innecesario, porque llegados a este punto se que solo me queda querer a los míos y ayudarles a salir del mito de sus vidas donde ven las horas como algo que se escapa, se gasta y se muere, vengo aquí para dar toda la vida posible, única e irrepetible, irremplazable y querida, vengo aquí para dar vida que se vive en cada instante y no queda nada más que una primera vez de leer esto, donde despues si quieres repetir ya no será la misma sensación porque estoy rompiendo mi mito con cada palabra y haciendo crecer nuestro amor con cada palabra, para que si hubiera algo que se tenga que quedar sea este amor por los míos, por ti, por toda la belleza que quiero disfrutar a tu lado. Por todo el amor que me habéis hecho sentir. Por toda la protección que quiero que os den mis palabras. Por toda la seguridad de que si no hay nada seguro puedas saber que te quiero y que gracias por hacerme entender que no hay dioses ni demonios que puedan asustarme cuando escribo, porque me averiguo a ser.

Publicado el Deja un comentario

Esperar

A veces me pregunto, ¿por qué esta espera?, ¿por qué esta parada?,¿por qué esta paciencia?,¿por qué esta quietud?,¿por qué esta paralización?,¿por qué este vacío y soledad?…

Como ya dije, somos soledad compartida, somos espera del futuro mejor, somos parada para respirar o hundirnos, somos paciencia cuando todo falla, somos quietud en el cambio constante, somos paralización que observa la vida pasar.

El futuro mejor es la paciencia de la parada del presente cuando se queda quieto observando como se paran las cosas en el cambio constante, el futuro mejor es la espera del presente donde observas la vida pasar y ves que puede pasar de todo fuera de ti mismo, que te pueden afectar emociones, palabras, historias, cuentos, sensaciones, presencias, caminos, decisiones, errores, el pasado, mil cosas y conseguir que nada te afecte para seguir reconociendo tu vida como algo tan pequeño y tan perfecto en el caos del universo. Nos vamos a ir de aquí en un pestañeo. Una vida que espera años sigue siendo un pestañeo en el tiempo y no nos damos cuenta, si medimos el tiempo parece una eternidad y la realidad es que el tiempo es un invento para distraernos del presente, para no vivir y esperar, para vivir en el pasado o en la idea de un futuro y todo eso para mi no es vivir, vivir es escribirte ahora, vivir es leerte, hablar contigo y ver que nada más importa, vivir es ver que hay una pequeña conexión entre nuestras esencias que nos deja compartir la soledad y romper la espera, romper la idea del tiempo cuando pienso que me voy a quedar con tus pequeñas caricias, con tus palabras sinceras donde no me haces daño, cuando pienso que me voy a quedar en tu cariño. Tu te has quedado en mi cariño y puede que me queden por vivir muchas esperas, muchos vacíos y soledades, mucha paciencia y quietud, pero no por eso dejaré de imaginar que mi mejor presente es darte vida en mis palabras, vivir contigo en un mensaje donde mi ser sabe que nuestro amor no es posible pero aun así lucho por sentirte alegre.

Esta espera en soledades, vacíos y ruidos a veces no nos deja apreciar lo bonito del silencio, es díficil verle lo bonito al silencio cuando todo son ruidos y conversaciones con uno mismo que hacen que la espera se prolongue un poco más, aun así veo lo bonito del silencio, aun así encuentro la manera de salir al mundo desde mi aislamiento, pienso que la sociedad ha llegado a un punto en el que todo el mundo se aisla de alguna manera, aunque se rodeen de gente, estamos aislados en nuestra soledad compartida. Ya te dije que para sentir de verdad hay que quitar los ruidos, del pasado, de las críticas, pero entonces llega otra espera, la que no espera nada y solo dedica, la espera en la que me dedico a escribirte para que algún día si me lees puedas sentir todo lo que sentí, para que puedas sentir como de vacío en vacío aparecías y eso llenaba mi ser de una energía que quería dedicarte en palabras, cuidados, ideas, mensajes, visitas y sonrisas.

No he podido hacer nada para que salgas de tu pasado, pero aun así pienso que puedes romper tu tiempo y tu espera cuando quieras, aun así pienso que puedes compartir tu soledad conmigo cuando quieras. Yo rompo mi vacío cuando escribo, rompo mi soledad y mi espera, escribirte me hace vivir y con eso sigo hacia otra espera, cada día una nueva espera donde si me doy cuenta que no hay tiempo no tengo nada que esperar, pero si aprendo paciencia, para comprender tu historia y así al comprenderte un poco más, avanzar hacia ese presente donde podamos estar a gusto solo con mirarnos y así en un pestañeo sin decir nada veremos la vida pasar juntos en un presente que ya no se escapa, en un presente que ya no se va, porque es constante tras otro instante donde mi vida está en un pestañeo y cuando mires hacia otro lado, me perderé en el final.

Y así espero que no esperes nada, como yo ya no espero nada para romper el tiempo, espero en el vacío, en la soledad, en la paciencia, en la quietud, en la paralización, espero en el cambio constante la nada donde pueda disfrutar del silencio, de tus caricias, tus miradas, tus palabras.

Y asi espero no esperar nada, para que el silencio sea mi amigo, para que el vacío sea mi amigo, para que la soledad sea mi amiga y asi poder disfrutar mientras se que todo lo que te escribo me llevará a otra espera, donde quizás aparezca alguien, o nadie, supongo que ya da igual. Solo queda tener paciencia hasta saber vivir el presente, si quieres romper el tiempo, espera y vive.

Publicado el Deja un comentario

Soledad, silencio, vacío…

Cada soledad seré capaz de elevar mi espíritu, desde el suelo del infierno de la soledad hasta el cielo de tu compañía,

cada silencio subiré de nivel mi corazón, desde cada parada hasta cada latido nuevo que va hacia ti,

cada vacío encontraré una energía de paz distinta, desde la nada mental más absoluta hasta el placer de tener la mente llena de energía,

cada olvido me enseñará a reinventarme, desde que quiero crear recuerdos nuevos a tu lado

cada fallo aprenderé a avanzar, para que veas que si me caigo soy capaz de levantarme,

cada derrota me hará más fuerte, desde que llevo aumentando mi resistencia mental toda una vida,

cada pausa encontraré inspiración, donde las musas se esconden

cada inspiración esperaré, para respirar la energía del arte,

cada espera aprenderé a sentirme lleno sin estar a tu lado, para que sientas que soy suficiente,

en cada pensamiento que aparezcas te desearé bienestar, para mandarte todas mis buenas vibraciones,

en cada deseo de sentirnos unidos podré crear un momento de felicidad para los dos, convirtiendo los momentos imaginarios en reales,

cada momento feliz podré vivir una idea donde tu y yo nos encontramos, porque verte es lo más bonito de mis días,

cada encuentro viviremos el mejor presente sin que importe el pasado ni el futuro.

En este tiempo mi tranquiliad te llegará como una nueva vida, la nueva vida se encontrará en nuestras sonrisas, nuestras sonrisas tienen el poder de curarlo todo.

Y así, después de elevar mi espíritu y curarlo todo, quizás comprendas que mis palabras tienen luz, que esta luz que descubro en mis palabras está en nosotros, que nosotros no somos nada pero, descubro tu sensibilidad al descubrir la mía y esta luz me guía hacia escribirte la alegría que me has hecho imaginar, que esta alegría es tuya y yo solo espero conectarme a tu esencia donde tu naturaleza es tan suave conmigo que no me imagino una vida sin ti. Y así me imagino un baile eterno entre nuestras esencias, tan suave que ni lo más duro podría rompernos.

En cada kilómetro que nos separa pongo una palabra hacia el sentido de tu corazón, hacia el sentido de tu mente, y así voy poniendo todos los sentidos hasta escuchar un día tu latido, tu respiración.

En cada tristeza pondré un remedio, cada día que pasa pienso que no pesa tanto, porque es un día menos de espera, espero a tu corazón porque tengo ganas de escribir una vida entera a tu lado.

Escribo a tu corazón porque tengo ganas de compartirte mi vida, que haces nueva cada día, escribo a tu corazón porque cada día tienen mas peso tus palabras y tus silencios.

Mis palabras y mis silencios solo pueden contarte que me das vida, mis palabras y mis silencios solo pueden contarte que quieren hacer crecer un sentimiento, que tu compañía es mi mejor arma contra todo, que al escribirte me siento libre para decirte que todo lo que significas para mi y no me cabe en estos años de vida, que tu amistad es el mejor comienzo de un camino que no se dónde nos llevará.

Si me preguntas que es la felicidad diré que el hecho de que tu existas ya me hace feliz, me hace feliz que puedas leerme y escucharme, me hace feliz que vivas y que haya podido coincidir contigo en esta vida. Felicidad es verte feliz, dicen que la felicidad está dentro de uno mismo y es cierto, tu estás dentro de mis pensamientos, ideas, mente y corazón y ojalá pudieras verlo tan claro como te lo escribo.

Cada día que pasa elevaré mi espíritu para que lo veas desde donde quiera que estes y sepas que te cuido desde la distancia. Ojalá pudieras sentir la alegría que me da hablar contigo, porque cada conversación me hace más fuerte.

Publicado el Deja un comentario

Viaje astral

Encerrado, en una cama, solo en la habitación, se hace de noche y llega la madrugada después de perderme en mi mente, después de estar varios días sin dormir, solo quedamos mi cuerpo, mi mente y los delirios, tumbado empiezo a tomar el control de mi cuerpo en el que me digo, mueve la mano derecha, el pie izquierdo, la mano izquierda, el pie derecho y así alternando el orden me repito ese mensaje con el cuerpo casi paralizado. No se cuanto tiempo pasa, solo se que tengo que salir de esa parálisis, al principio consigo mover los pulgares del pie, y los dedos índices de las manos, cada vez pienso más rápido y los consigo mover en sincronía con mi pensamiento, con el poco tiempo que tarda mi mente en pensarlo y mi cuerpo en reaccionar, cada vez más rígido, cada vez más rápido, no hay luz, no hay sábanas en la cama, sigo con la repetición hasta que mi mente se para, se une a mi cuerpo, ahora soy energía y de repente dejo de ser mente y cuerpo.

Despego, salgo de mi mismo como si fuera en un cohete a reacción, no paro de subir, veo la noche por un momento y me doy cuenta que con tanta aceleración no es la noche, estoy en el vacío del espacio despues de haber subido sin frenos la ascensión de mi energía, mi pregunta es clara, ¿dónde estoy?, vacío es la respuesta, vacío espacial, vacío temporal, sin eje, sin forma, solo descanso y nada más, solo vacío y oscuridad, oscuridad y vacío, ya no hay preguntas, solo sentimiento, emoción, pérdida, sin vínculos a los que agarrarse, ni nada ni nadie de quien acordarse, todo es nada, mi ser está ahí, mi energía está ahi pero no tiene límites. Aparece otra pregunta, ¿cómo puedo volver a mi cuerpo?.

Abro los ojos, no puedo mover mi cuerpo y seguiré esa noche sin poder dormir, ¿qué ha pasado?, he vuelto sin caída, ya conozco el vacío, la nada, mi ser fuera de mi, y, ¿ahora qué?, ahora nadie te cree, te conviertes en anécdota, en vacío, en nada, esa nada que a pocos les gusta visitar y de la que pocos se acuerdan, ese vacío que llevas por dentro y encuentras en otras personas, ese vacío que no sirve para mantener una relación porque ves los vacíos de los demás, y yo soy nada y vacío viendo tus vacíos.

Cuando quieras conectar conmigo, mírame lleno de nada, yo te invito a mis silencios, cuando quieras conectar conmigo, desconecta, porque si nos quedamos a solas, podríamos hacer otro viaje astral en el que fundir nuestro cuerpo, mente y espíritu, para que la nada nos tenga envidia, porque seremos todo en una mirada.