Publicado el Deja un comentario

Continuo

Continuo cambio, continua renovación del espíritu, continua actualización, continuo estado reiniciado, continuo nuevo comienzo y así voy, cada día, renovando en una continua actualización de ideas, cada día reiniciando un camino, desde el mismo sitio distinto. Saliendo del lenguaje despectivo, saliendo de la programación vital que han querido para mi desde pequeño, rompiendo la programación lingüística, rompiendo la programación del sistema que fabrica humanos en serie. En cada texto, en cada idea, en cada renovación. No sé cuánto tendré que luchar para que se den cuenta de que mi voz interior es la que me guía a romper con el pasado que no quiero recordar, con el pasado que quiere volver y no me sirve, cansado, mi voz interior me guía a romper lo establecido en mi cerebro para hacer caso al sol y a la información que quiere que descargue de la luz hasta en los días nublados. En cada rayo de sol que me ilumina encontraré un sentido para este despertar de conciencia. En cada texto que escribo encontraré un sentido al despertar de conciencia de mi voz interior que me deja fuera de todos vuestros juicios y me hace permanecer en un estado de calma y tranquilidad absoluta desde el silencio de la nada donde ya no escucho y no me importa que me digan que estoy aislado.

Porque en cada texto de reinicio, mi voz interior no puede parar de escribir y dejar las verdades que descubre expuestas aquí, en la telepatía nómada. A mi me han privado de mi libertad por pensar, por tener ideas, por pensar y hablar estas ideas y ya no encuentro ni con quien se podrían compartir. Cuando la gente no entiende que el viaje es hacia el interior de la persona para seguir escuchando la voz interior y que te lleve al Samadhi cuando paras de pensar y te encuentras en la nada.

Porque no estoy aislado, aunque no obtenga respuestas, porque no estoy aislado aunque no tenga compañía, porque no estoy aislado cuando me tengo a mi mismo en cada momento que quiero pensar, tengo a mi voz interior en cada momento en el que quiero pensar y por eso no me importa quedarme solo. Por esto disfruto ratos de soledad compartida con las personas que se cruzan en mi camino de vida e intento decirles que cada palabra tiene una vibración y atraes al final cuando emites tu propia frecuencia. Y en esta, mi propia frecuencia del pensamiento, mi propia frecuencia cerebral acabará por atraer a la persona correcta a mi vida para que me enseñe su camino, su espectro, sin juicios, solo con todo el razonamiento que haga mi discernimiento de la vibración de sus palabras.

Voy a continuar en un continuo despertar de conciencia hasta que entendáis que las ideas y las palabras y los pensamientos viajan a la velocidad de la luz en mi mente y por esto no podréis apagar mi cerebro cuando encuentre en el continuo cambio un bienestar fuera del alcance de todos vosotros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.