Publicado el Deja un comentario

Magia

Apunto, descanso, rutinas, cambiando tradiciones.

Creo, escribo, pienso e imagino.

Vengo a brillar desde hace no se cuánto tiempo, quizás desde hace unas eras, desde hace no se cuánta distancia, quizás años luz.

Imagino que mi alma quiere enseñarme el camino, la vida se piensa que es una subida y bajada de emociones constantes, pero si lo miramos con la perspectiva suficiente, alejándonos de nosotros mismos, quizás podamos ver que esta vida viene a seguir un camino en línea recta, desde el nacimiento hasta el último soplo vital de energía que nos rodea.

En este pensamiento, me he alejado bastante de mi propio cuerpo como para ver una pequeña luz. En esta luz, rodeada de tanta oscuridad, voy a guardar mi alma, así con esto, pienso que mi ser se refleja en este universo, consiguiendo ese punto de apoyo que me haga cambiar el mundo, al menos mi mundo, cambiarlo y mejorarlo, llevarlo a un estado de claridad mental, con su fuente de ideas, con su progreso de cada proceso, con la suma de los procesos que me hagan un camino más saludable, placentero, cómodo, cálido y protegido. Hacer magia creando nuevas conexiones neuronales, hacer magia con la poesía de la vida, respirando, encontrando personas que sumen momentos de bienestar recíprocos.

Ver la magia en cada día, desde el milagro de la vida, hasta el ciclo del agua, su memoria, los patrones de viento, la protección electromagnética, desde mi corazón, hasta las propias ondas de la Tierra. Sincronizarme con la resonancia de este planeta. Viviendo, viendo la magia del sueño y las distintas realidades que nos da el descanso, la meditación, la calma, llegar a un estado de Shamadi, al menos una vez al día cada día, ya sea escribiendo, paseando, meditando, leyendo, con un café, en verdad no importa mucho la acción, si no la reacción que este estado puede ofrecernos, estar en paz con el universo.

Con la mente clara, que acepta, cambia lo negativo que podamos sentir, para continuar viendo y relativizando, para aceptar y dejar fluir los momentos, las emociones, los pensamientos, los deseos, las inquietudes, hacia un plano de realidad donde se puede hablar, rectificar y madurar ideas desde un punto de vista neutro, observando, para poder traer algo positivo.

Siendo el punto positivo lo que nos haga vivir viendo la belleza del mundo, los silencios de la niebla, la pasión de las llamas y el fuego de una chimenea, la limpieza de la lluvia, el sonido de la nieve, la magia de la naturaleza.

Voy a fijar en la luz que veo meditando un sentimiento de amor, para por lo menos cambiar el motor del mundo. Una semilla de amor de luz que consiga viajar esta distancia es la única semilla que puede lograr un cambio sustancial en este mundo. Naturalizar la humanidad, humanizar la naturaleza, ser un espejo de luz, es la única manera de ver los distintos sentidos para mantenerme en esta línea recta temporal hasta que se acabe mi reloj de arena, con mi brújula intuitiva para no perderme.

Publicado el Deja un comentario

Luz

Filtramos la luz con los sentidos, pensamos que percibimos la realidad tal cual nos llega, sin tener en cuenta el proceso distinto de cada estímulo que nos llega. Sin reconocer que nuestros sentidos no captan las distintas realidades, en base a distintas creencias, emociones, pensamientos…

Cuando entra en juego la intuición, el sexto sentido, observándose una proyección desde fuera de tu ser, escuchando los sonidos, los silencios, viendo imágenes, situaciones, desde un plano cenital exterior a tu propio ser, incluido en tu esencia, desarrollándose,nos hace más conscientes.

Intuición pura, en el grado de meditación alcanzado, esperando y consiguiendo ver la inteligencia anterior al evento. Me entran dudas sobre el libre albedrío y el destino y llego a pensar, que todo está escrito y aun así tenemos opciones de escoger un camino u otro, aprender de las emociones, cambiar y mejorar los valores, filtrar los pensamientos, desechar y recomponer creencias, darles una evolución con una visión más amplia del mundo, entender e integrarse en culturas distintas.

La intuición pura ayuda, a captar las esencias. El desarrollo de uno mismo crea un reflejo, el autoconocimiento ayuda a saberse unico en un universo de infinitas variables, en consecuencia infinitas incógnitas. Saberse ínfimo hace recordar y pensar que el valor de la escala humana cuando se habla de energías se queda atomicamente grande y cosmicamente pequeña. La cuestión de hallar cada mundo en equilibrio con el ser, el espíritu, la intuición, los sentidos, el pensamientos se vuelve una tarea complicada si no se consigue fluir en los mares de ideas lleno de nebulosas.

Seguimos los pasos de la música, respiramos la contaminación de las metropolis, donde no hay tiempo ni lugar a pensar los caminos que se toman.

Sigo los silencios que te conectan con fuentes de inspiración. Pongo en marcha un mundo de ermitaño entre meditaciones, liberaciones de miedos y de ansiedad aún conociendo la oscuridad. Decían los griegos, dame un punto de apoyo y moveré el mundo, pues bien, en mi estrella tengo el punto de apoyo, que me hace avanzar, desarrollarme, reconocerme iluminado, me hace luchar por un mundo mejor. Sentir prana, energía vital, en cada realidad, en cada respiración, momento, atrayendo un futuro, asegurando un hogar, protegiendo a mis seres queridos, haciendo despertar una luz en cada camino que siga avanzando espiritualmente.

Desde la luz, desde los colores, desde los sentidos, con una intuición mejorada con cada plano de ondas cerebrales, visión en la oscuridad Encontrarme a mi ser en mi adn y en mi cosmos. Viajando en mis galaxias de palabras. Ahora parece que mi mundo interior arranca hacia un viaje de luz donde poder ser reconocido. Lleno de autocuidados, bienestar en compañía, desarrollo espiritual, físico, mental. Fe.

Luz que me guía, llévame a un mundo donde mi palabra tenga el valor de ser libre, respetuosa, firme, directa, protegida.

Luz que me guía, llévame a un mundo donde emoción, pensamiento, acción, sentido, dirección, sentimiento, sean uno contigo, y pueda aprender del camino del sol, donde pueda aprender, crear, creer, crecer, ser uno en tu luz con la visión, con la esperanza en que los buenos, bellos y justos momentos llegarán. Desde mi plano terrenal hasta las estrellas.

Publicado el Deja un comentario

Café

Parada obligatoria para procesar el paso del tiempo, cada vez más rápido. Un café puede cambiar el día. Respira, momentos de conexión con la inteligencia anterior al evento. Momentos de sentir paz y desarrollo, desarrollo de autoconocimiento, desarrollo de paz espiritual, desarrollo de silencios llenos de energía.

Cada meditación conectado a la fuente cósmica neuronal. Conectado a la estrella que está a años luz desde hace un tiempo.

Cada vez más cerca de formar un hogar en esta tierra, con personas que escuchan y así pueden atisbar parte de mi luz en este mundo.

El hecho de poder contemplar la estrella al meditar te da cierta seguridad de que uno puede volverse casi eterno, trascender esta vida como un aprendizaje y una guía que se junta y se une hacia un cierto grado de iluminación. Relativizando la importancia del mundo atómico y el cosmos, unidos sin fisuras de sufrimiento, dejando un lugar para el apego, otro para la ignorancia, otro para la sabiduría, otro para entender el placer, las virtudes etc.

Un puente en un café desde los posos de la taza hasta su reflejo en el cielo, un futuro y un pasado concentrados en un presente, comprimidos, como un pequeño eslabón de la matriz de la vida. Salgo de mis propias esperanzas, sueños y anhelos, para encontrarme un cuerpo que cuidar, una mente que trabajar, un espíritu luchador, una familia con la que pueda sentir y crear un hogar.

Avanzaré en esta vida para ser el eslabón conectado con la propia naturaleza. Desde un día lleno de imaginación, hasta una realidad palpable con los sentidos.

Publicado el Deja un comentario

Límites cercanos

Existen una cantidad de límites cercanos cuando sales de los márgenes.

A veces esos márgenes cercanos están presentes en el sentido común, el control de los pensamientos, emociones, sensaciones, estímulos, y entre estos las acciones se vuelven y giran en torno al hilo de la vida o la muerte. Por suerte al meditar me imagino un hilo de oro conectado a mi estrella, la cual es vista como un micro punto, un eje, fijado a años luz. Mi sexto chakra es como un telescopio.

Me quedo contento al albergar luz en un universo mental oscurecido. El portal a las estrellas está en mi ser, en mi esencia. Puedo imaginarme el núcleo de Ankh, rodeando mi pequeña luz, creando una llama violeta o verde o dorada, seguida de mi hilo dorado, hago un viaje neuronal, conecto. El camino es más corto en línea recta, desde el suelo, la raíz, hasta orbitar en torno al destello. Ya no entiendo los rodeos, ni las vueltas, ni las espirales, cuando el viaje en esta vida es una línea recta. Desde los límites cercanos todo se vuelve muy importante, pero viajando en la meditación todo se relativiza.

Sigo el zumbido de las abejas en el cosmos.

Un hilo, un zumbido, un destello, una luz perenne, oscuridad. He aprendido a mirar con los ojos cerrados. Mirar desde lejos los límites cercanos, es la última pequeña guía, para conectar con la inteligencia anterior al evento.

Cuando conoces por intuición o autodescubrimiento es difícil que se te olvide el camino a la paz, hacia el amor.

Y aunque cada vez respondan menos personas, me quedaré con mi luz. Honrando a mi aprendizaje.

Relativizo los límites cercanos, el margen del suelo al cielo. Habrá que seguir caminando, dando valor a cada peso de cada paso, volar imaginando, centrarme en abrir el corazón, pensando, con la luz que podré alcanzar algún día, sintiendo el equilibrio y la armonía de esta vida en los momentos de protección, respeto, diversión, libertad y energías sutiles.

Publicado el Deja un comentario

La memoria del agua.

Vivimos como si para cada cabeza cayese la misma lluvia. Como si cada gota de agua no reconociera a que seres mojar con su vida.

La memoria del agua marca un camino en cada persona y es en este camino en el que debemos elegir, salir a mojarnos, o resguardarse de la tormenta. Con un hecho tan simple, se crean ciclos y se rompen caminos, se crean nuevas sendas por las que caminar.

Es difícil escoger los pequeños objetivos, los cuales nos brindarán unas oportunidades u otras.

La memoria del agua brinda caminos, brinda días de reflexión, brinda momentos en los que sentir el poder de la naturaleza.

No todo el mundo se para a escuchar como el sonido de la lluvia sobre una tela puede ser el mismo sonido que hace el universo. El ruido blanco, nos dice en cada tormenta de que fractal venimos, en que cuerda vibramos. Hasta que nos corten el hilo de vida.

Me pregunto cómo puedo exprimir la vida en los momentos que tengo de meditación.

Me gusta ver mi estrella entre tanta oscuridad, es algo que me ayuda a seguir hacia delante. Es increíblemente bonito ver la luz entre tanta oscuridad, aunque sea una microluz desde aquí, seguro que estando orbitando a su alrededor puedo imaginar la cantidad de distancia que hay, mido años luz, mido tiempo en microsegundos y ahí está para mi, para no perderme, para que la memoria del agua no me olvide. Puede que algún telescopio le haya podido poner un nombre, mientras yo sigo pensando en agradecer y mostrar mis respetos a la luz que hay en mi meditación. Dicen que con un punto de apoyo puedes cambiar el mundo. Ahora bien, ya tengo el punto de apoyo, solo espero cambiar yo para ser mejor, más humano, y si llega mi luz a la humanidad desde aquí, me alegraré más todavía.

Publicado el Deja un comentario

Amanecer lunático

Un día despiertas y ha pasado una década de tu vida,  o quizás solo unos años. No importa si las circunstancias te manejan, no importa si ya nadie cree en ti, empezar en un texto como si nada pasara, como si todas las lluvias de estos años fueran menos que las lágrimas que derrame por ti, como si todo el viento no hubiera podido borrar tu recuerdo, ni la memoria de ser uno en una noche. Ser uno en un recuerdo de dos, así me acuesto cada noche, como si cada paso me hubiera querido elegir para  estar cerca de tu corazón. Son tantos momentos sin ti, que resulta irónico que recuerde el tiempo que estuve contigo. Fue tanto pasado pensándote que ahora el presente no se ajusta a no estar contigo. Y dicen que empiece  mi vida,  que me olvide, que viva, que disfrute. Pero la comparación es odiosa y tu presencia siempre la pienso como el eje que me falta para vivir sin perder el norte.

Que si, que dicen que me olvide, pero prefiero tus recuerdos, me dicen que viva, pero sin ti no late mi corazón.

Ahora tengo amaneceres lunáticos y atardeceres suficientes para seguir luchando, haciendo por la vida, unos momentos únicos entre el Sol de verano y la montaña que guardan un cobijo temporal. Donde los sueños vienen a cuentagotas, donde el cielo de primavera emitió su juicio nocturno para seguir las señales espirituales de que puedo ser un ser libre, ocuparme de mi Dharma según venga a diario, las lecciones de vivir en comunidad en común unión con la naturaleza. En común unión con mi sentido común. En común unión con las relaciones que vienen llegando.

Amaneceres lunáticos donde puedes fabricar un día alegre, un día que puedo recordar un futuro feliz, junto a personas que me aprecian, donde puedo vivir en una pequeña fábrica de emociones estables, bonitas y duraderas. En donde el paso del tiempo fluye mientras me conecto con mi estrella, donde siento el cosquilleo en mitad de la frente para estimular mi visión del mundo de cuidados, protección, reconocimiento.

Ultimamente conecto con mi estrella en modo automático, solo con imaginarme la luz del cosmos que me guía a llevar momentos de bienestar emocional, momentos de bienestar energético.

Espero que podais reconocer mi estrella desde el plano terrenal, en este espacio-tiempo los momentos de soledad son momentos de conectarme con la luz que me llega. Fluire hacia cualquier presente futuro donde pueda sentirme completo.

Publicado el Deja un comentario

Nebulosa de ideas amaneciendo

Halo lunar

Aprendo a vivir en comunidad, trabajo en ver mi destello, en mi luz lejana del cosmos neuronal, preparando en esta vida el viaje que me haga encontrar mi esencia, mi camino de vida, en rutinas de auto-cuidados, en rutinas donde importa el afecto, el bienestar en comunidad.

Estoy en una nebulosa de ideas, en la galaxia de los textos brillando en el ciberespacio individual que comparto. Llegando a las personas que son capaces de ver más allá que su propia existencia.

Conociendo cada realidad, la realidad del día, de la noche, la temporal, la dimensional, la espacial, cósmica, natural, cumpliendo ciclos, atómicos, de reacciones, de derivaciones, de integraciones, conociendo la realidad de las raíces en cada meditación donde viajo desde la oscuridad al mínimo punto de luz creado para guiarme. La espera de la paciencia consigue que me conecte con la inteligencia anterior al evento. Seguiré luchando para defender mis principios éticos de cuando senté las bases de joven estudiando a los clásicos. Conociendo la realidad personal, afectiva, libre, respetuosa, respetada, conociendo la realidad de los cuidados del cariño, evitando conflictos, llenaré una nebulosa de ideas, llevaré palabras entre galaxias, desde el amanecer. Liberándome de sueños imposibles en este presente, creando un camino de autocuidados.

Crearé mi espacio seguro donde quiera que vaya. Crearé mi seguridad en cada peso de cada paso, caminaré dando espacio a mi libertad en cada conversación,silencio, canción, armonía. Encontraré la armonía de mis días en cada respiración desde mi pequeña y lejana luz que me guía. Espero que mi estrella me de la fuerza suficiente para tratar a cada persona con la equidad que se merecen. Paciente, cercano, esperando que veáis mi luz. Despues del juicio de los dioses espero que veáis en mi un interior lleno de trabajo emocional, liberándome de cargas emocionales heredadas. Amaneciendo, en otra etapa de mi vida más segura, estable, decidida, rectificada, con ganas de vivir momentos inolvidables en cada pequeño estimulo del universo.

Publicado el Deja un comentario

Tiempo luz

Ganando horas de sueño, perdiendo sueños de vida, viviendo. Viviendo rutinas, momentos de inspiración que se escapan bajo el tiempo luz. Tiempo de viajar con la mente hasta donde me lleven mis alas, hasta planear sin motor, aterrizar y cambiar. Sueños vividos del pasado, me preguntan, ¿dónde está tu presente, tu presencia, tu esencia, tu huella, tu destino oculto, tus palabras prohibidas, tu pensamiento libre, tus silencios habladores, tus viajes de gloria, tus errores únicos?. ¿Cuál es tu definición, tu potencial, tu trabajo de campo, tus etiquetas? ¿Cuándo es buen momento para reconocer tu increíble resiliencia, tu respuesta, tu reacción?

¿Cuándo vas a decir, hasta aquí?

Parar en el momento de respirar elevado al firmamento, parar en el presente donde el tiempo luz acompaña desde las sombras, parar en la dimensión donde me tienes en cuenta, parar en la dimensión donde reconoces esta existencia tan valida.

Mi presente es lo más difícil de escribir, es otra noche sin darte las buenas noches, cuando el tiempo de luz se apaga, me quedo frente a mi sombra sin compañía otra noche más. Me pregunto cuánto es suficiente que aguante mis silencios y me da la sensación de que mis silencios son para toda esta vida.

No se si la lluvia, el viento, el sol, la playa, se pueden llevar estos silencios no se si la montaña es capaz de guardar esta sombra. A veces pienso que soy un simple humano más.

Música nueva, horas de brillar desde el descanso,minutos de meditación escrita, segundos que avanzan sin remedio hacia un presente que parece solitario rodeado de personas. Aprender a ver el reflejo de cada persona, ser un prisma del cual cada presencia se refracte en un color y no haya maldad en la energía emitida, recibida, intercambiada por cada partícula de mi ser hacia el resto de personas en armonía que quieren saber de mí.

Nubes que despejan mi clima emocional. Bajo un tiempo de luz que va directo de la inspiración al corazón

Publicado el Deja un comentario

Próxima lejanía

Desde mis tiempos de equilibrio y bienestar, desde el horizonte de la montaña, la vista de las aves salvajes, creando rutinas que se vuelven tareas especiales, viviendo momentos.

Estar presente en la acción, pensamientos, gestos, palabras, contactos, reacción y cualquier otra variable que se me escape para sentir el ahora.

Ser uno, sentir el día soleado, la brisa apacible, apetecible, la vida sonríe sin noticias, las lluvias esperan su ciclo, aguardan en su memoria las diferentes cabezas, los diferentes corazones. Ser uno en la próxima lejanía del horizonte mental, del atardecer del sentimiento, de la mañana de la emoción, del pensamiento nocturno liberado.

En esta próxima lejanía espero que os deis cuenta que os he tenido presentes en este viaje hacia otra vida durante tres años de andadura de palabras, camino de sinónimos, escalada de conceptos, curvas de ideas, en cada letra presente vuestro entendimiento.

Para llegar al momento de ver la paz en las palabras que escribo. Llegar a palpar en la sensibilidad del teclado cada pulso de corazón que sigue la corriente continua en la corriente alterna del cerebro, así se sincronizan y dan pie a nuevos comienzos vitales. Ganar un espacio propio donde poder trabajar en mis textos y mis emociones, desde el punto creativo, desde la intuición, desde la inteligencia libre de presiones y hechos exteriores.

Aves, música, inteligencia, montaña, árboles, creencias, primavera, vidas nuevas, relaciones de calidez, estrellas, meditación, textos de inspiración adimensionales. Textos diferentes, directos, determinados, decididos, trabajados en pliegues de pensamiento, en coordenadas de cardioides, amplificando el campo electromagnético de mi corazón en un viaje que empieza y se guía por la inteligencia anterior al evento.

Fondo, forma, raíces, espíritu, dan lugar a una danza de energía vital no condicionada, alimentada de caricias, cuidados, tiempos mejores en otra clave de partitura, renacer otra vez en origami. Pienso en abrir y cambiar el enfoque en este nuevo caminar, alejado de todas las respuestas negativas, alejado de todo el menosprecio y trato desigual de las personas que creen tener verdades y se sienten superiores. Hay que verse como una gota de agua en la tierra, como una partícula de arena en este universo desconocido.

Tengo un billete de ida hacia mi estrella para cuando no pueda aguantar más en esta existencia, cuando no me quepa más energía. Mientras seguiré mi camino.

Publicado el Deja un comentario

Música instrumental

Música instrumental, sentado a la sombra, fumando, haciendo tiempo, fabricando momentos, momentos de espera sin esperar a nadie, pensando en viajar hacia la realidad, la realidad de sentirme libre al escribir, libre al plasmar ideas. Creciendo en momentos de descanso. Hablan de recuperación, integración.

Enredaderas, árboles, aire, luz, sombra de hojas, sombras de ojos, teatro de sombras, click click, apago y enciendo luces, apago mis sombras y hago brillar a mi mente, a mi espíritu, a mi ser sin miserias, a mi serie sobrenatural de experiencias místicas.

Guardo delirios más cercanos a la realidad que momentos reales. Los delirios de realidad son un síntoma de la masa enferma por la sobre información. Solo hay que ver las noticias para sentirse vulnerable, venden humo que se hace miedo, que se convierte en acciones de maldad, con toda su programación lingüística medida desde los años en los que se inventó la propaganda. No importa si eres pagano o creyente.

Música instrumental, sabores de días salados, saladas las mejillas a cuentagotas. Liberación, bienestar, gozo, dicha, virtud, concentración, sintiendo el prana en cada respiración. Sabores de sueños, sabores de un momento que saben como cambiar la historia. Escuchando el sabor de las notas musicales entre cálidos tonos púrpuras, visto en una llama, hace una llamada,fusiona los sentidos, la percepción del sabor color, se escucha cuando te toca la luz en ese vacío mental rodeado de paz y calma. Plenitud consciente del momento vivido presente. Música instrumental y después silencio, a la luz del tiempo de las mariposas, al espacio de los pájaros, al fuego de un cigarro de papel. El tiempo calibrado a color, las agujas ahora pintan para este cuerpo colores fuera del blanco y negro. Encuentro en una burbuja, naturaleza del ego, rodeado en una esfera de la calidez justa. Donde se mezcla lo bueno y los cuidados, la belleza y la armonía de equilibrio.

Zumbidos que recuerdan la presencia de un universo en un verso, en un beso, en un abrazo, cruce de miradas interplanetarias, corazones de galaxias, fe de nebulosas, razonamiento de la geometría sagrada de la flor de la vida. Proporción aurea en simbiosis