Publicado el Deja un comentario

Fluir

A veces pienso en imposibles, en límites sin determinar, pienso en imposibles que hacen más posible la soledad, aislado en pensamientos e ideas.

Es cuando en esta soledad posible, al ver pasar el tiempo con relaciones normales, observo, siguen su curso natural mientras mi desarrollo lo define el mismo potencial aún por llegar a tocar los corazones a través de la escritura.

A veces pienso en imposibles, por aquello de llegar a la estabilidad y el equilibrio que luchan contra el caos.

De repente salir de una simulación de 14 años o más, hacen que me replantee mi vida actual y si conseguiré llegar al camino correcto a través de la acción, sentimiento, pensamiento, creencia, instinto, intuición, sentido y dirección correctos.

Puede parecer difícil, dicen que lo más fácil es escribirlo, pero una vez de ahí, ponerlo en práctica se vuelve un plan para seguir el camino hacia la verdad, hacia la realidad que mejor se ajuste a mi madurez intelectual. Empatizando, significando, construyendo, creando un espacio virtual y físico, sano, saludable, de bienestar y sensaciones, admirables solo desde la profundidad del vacío del silencio y la armonía de las conversaciones.

Construyo mi propia ayuda a través de esta creación, construyo unos pasos desde el antes al después. Antes de la programación establecida para mi persona, al después de haber logrado la libertad de la simulación. Ahora la vida se vuelve seria, contando todas las veces que podría haber muerto o caído enfermo, será mejor no contarlas y guardarlo como un aprendizaje incorporado. Para poder elegir, siendo consciente, conociendo.

Si mi simulación me marca un camino hacia la soledad rodeado de gente e incomprendido, me tocará aceptarlo y resignarme. Sin embargo, si se me presentan los núcleos de información y me guían de un camino a otro, de un cambio a otro, de una mejora a otra, espero poder seguir el ritmo y entrar en esa llamada armonía vital que tanto me ha costado construir, fluir como el agua. Todo fluye, todo cambia, fluir en imposibles hasta ver milagros en cada mínimo detalle de esta evolución.

A veces siento y pienso en imposibles. Tocará dejar hablar al tiempo y sus azarosas recompensas del esfuerzo constante, del descanso merecido, de aquellos imposibles que se logran a base de abrir mentes.

Publicado el 2 comentarios

Significar un momento

Motivación en la visión, alcanzar una entrada que llegue al corazón, alcanzar una pequeña alegría, desde el hogar de las palabras olvidadas, desde los libros de las letras olvidadas. Un reflejo de una imagen imaginada, significar un momento.

Con una visión rota al despertar, que se construye cada mañana, olvidarse del dolor, del sufrimiento, estar centrado en el momento presente que continua creciendo. Como si todo siguiera tan fácil, como escribir en el momento exacto. Dejar atrás los miedos, los traumas, lejos, fuera de la vida nueva donde ya no pertenecen.

Seguir un camino de constancia, auto-descubrimiento, crecimiento, superación, creando un mundo interior que no quepa solo en una vida. Seguir una llama violeta, verde, protectora, que cura y renueva, que protege y conecta. Una llama violeta y verde que guía al corazón, al espíritu, desde el chakra del corazón al chakra corona, para sentir el alma y observarme desde fuera. Perdonándome, recomponiéndome, liberándome de cargas emocionales, de pasados y personas que no me sirven, liberándome de herencias de sufrimiento de generaciones pasadas.

Poder sentir que soy un poco más libre y responsable en cada letra que escribo, en cada palabra que avanzo, rompiendo con la programación de mi destino. Salirme de mis propios límites, encontrar a las personas adecuadas que me hagan crecer en este viaje. Comenzar un viaje despierto, consciente, significar un presente…

Y así, cada día un nuevo viaje, desde mi mente a tu comprensión, traduciendo la vida en sensaciones, resolviendo pequeños objetivos, escuchando. La vida quiere ser escuchada incluso cuando esta se acaba. Estoy avanzando en cada nuevo día, desde la protección y el cuidado de mi espíritu, de mi mente, de mi ser.

Sumando momentos en soledad que me llenan de un vacío estremecedor, conectándome a la plenitud del ser que no espera, del ser que suma logros, siendo feliz con mi pequeña ventana al mundo donde puedo unirme a los buenos corazones que se que esperan en las estrellas, donde puedo unirme a buenos corazones que acompañen el crecimiento desde mis pequeños pasos.

Queda abrir un camino, dejar una lucha, entender, escuchar, vivir cada momento presente con toda la felicidad interior que pueda, este camino que quiero abrir, quiero que se comprenda como el de una persona que es capaz de sobreponerse, aguantar, resistir, caer, estar en el suelo y seguir hacia delante, estar en el suelo y crecer como crecen las plantas. Cuando has perdido la confianza, pero mantienes tu voz interior.

Cansado de ver la insensibilización de la gente ante la vida como si no existiera un mañana. Ahora no existe ni la memoria ni el futuro, significar un momento, pero no por eso hay que esperar a la desesperación del otro para ayudarlo, ni si quiera habría que sentirse desesperado ante cualquier situación y esperar a que la otra persona sufra, no entiendo la necesidad de la humanidad de querer ver a la gente sufrir, con odio, desesperada, rabiosa, enfadada, no necesito ahora nada de eso en mi vida, quizás por esto me encuentre más tranquilo al separarme de la humanidad que solo tiene dos caras, o tres, o cuatro, ya ni lo sé. Ahora sé que mi cara es con la que me enfrento a mi presente, no quiero sufrir más por el pasado ni atormentarme, sé que nadie vendrá a consolarme, sé que si vienen vendrán con dos caras, porque ahora solo me siento un espejo y os reflejo vuestro odio, vuestra indiferencia, vuestro rechazo, vuestra locura, vuestros miedos, os reflejaré lo negativo para ver si así os dais cuenta de que sois vuestros propios maestros. Seré un espejo para quien venga con alegrías, felicidad, amor, paz, bienestar y compañía, así sabréis que solo tengo un cuerpo prestado, una mente y un corazón libres fuera de juicios y de la dualidad, fuera de ideales y de historias ganadas o perdidas.

Solo estoy en el momento presente donde consigo liberarme, donde consigo ser el propio espejo de la pantalla, que refleja infinitas veces su imagen para despertar en otro día de lluvia.

Ojalá pudiera significar una experiencia nueva para ti, con todo el peso de las cargas emocionales heredadas liberadas, ojalá pudiera significar para ti una experiencia nueva, liberada, agradable, de bienestar, como si nunca hubieras experimentado mi esencia, con todo el proceso de aprendizaje emocional de mis textos, libre de sufrimientos, significar una experiencia que reconocieras como primera de una serie de modo de vida libre de repeticiones, con aprendizaje intuitivo en cada mirada que comprende la verdadera naturaleza de la vida. Que cuida y protege y cambia y evoluciona, que surge casi milagrosamente de la claridad mental de sentir el vacío y su plenitud.

Significar un momento de despertar de conciencia, significar una iluminación a los que están sufriendo y rompiéndose desde su interior para que vean que se puede crecer estando rotos, que todo lo que nos han roto ha sido solo un camino para escoger la responsabilidad de llevar una vida de la mejor manera posible. Puedo ser un espejo, pero me gustaría significar algo más que una imagen o un símbolo, me gustaría significar una experiencia renovadora, trascendental, condensar las distintas dimensiones en un punto de equilibrio donde me reconozcan como a un sujeto, un ser vivo, una persona que ha mejorado en cada mínimo detalle emocional, en equilibrio cognitivo con todo lo que me rodea, creando un camino para ayudar. Y así ser yo, un momento de claridad, descubrimiento de un nuevo universo.